Al menos 11 personas han resultado muertos, según la policía, en un tiroteo en Virginia Beach, localidad costera del sureste del Estado de Virginia. El sospechoso también ha fallecido, abatido por la policía. Los disparos se han producido este viernes hacia las cuatro de la tarde (hora local) en un complejo de dependencias municipales, donde trabajaba el presunto pistolero. Los agentes creen que ha actuado solo.

Otras seis personas han resultado heridas, al menos una de las cuales es un agente de policía al que le salvó su chaleco antibalas. Todos se encuentran hospitalizados y no se ha hecho pública información sobre su estado.

“Es el día más devastador de la historia de Virginia Beach”, ha dicho el alcalde de la localidad, Robert M. Dyer, en conferencia de prensa. «Las personas afectadas son nuestros amigos, compañeros de trabajo, vecinos, colegas», ha señalado.

El complejo municipal está compuesto por una veintena de edificios. Los disparos se han producido casi al final de la jornada laboral en el edificio número dos, que alberga oficinas de urbanismo y obras públicas. La policía ha acudido tras recibir una llamada desde el edificio. Los trabajadores han tratado de protegerse parapetándose detrás de barricadas improvisadas con las mesas de despacho, según han relatado testigos en la televisión, mientras los agentes de policía gritaban que todo el mundo se echara al suelo.

El jefe de la Policía de la ciudad, James Cervera, ha dicho en una rueda de prensa que todavía se investigan las causas del tiroteo. El pistolero ha disparado indiscriminadamente.

Virginia Beach, situada en la costa atlántica en la desembocadura de la Bahía de Chesapeake, es la ciudad más poblada del Estado con aproximadamente 450.000 habitantes.

 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: