Para Martin Brynskov, una localidad conectada con una red de datos 5G (la conexión móvil más rápida conocida hasta el momento) permitirá crear una versión de la próxima ciudad digital con coches conectados y teleasistencia médica de precisión. Mientras las ‘smart cities’ (ciudades inteligentes) hasta ahora se habían centrado en recabar información de los ciudadanos, el 5G les va a permitir actuar de forma remota y en tiempo real. Ese va a ser el gran cambio.

La iniciativa Open & Agile Smart Cities que Brynskov lidera intenta ser la voz de las ciudades inteligentes europeas en todo el mundo mediante la estandarización de la tecnología. A través de Organicity, más de cien ciudades de todo el mundo (entre ellas Guadalajara, Las Palmas de Gran Canarias, Málaga, Murcia, Sabadell, Santander,  Sevilla, y Valencia) pueden involucrar a sus ciudadanos en experimentos para la construcción de las urbes del futuro mediante un sistema de gestión que los coordine y agilice. Posteriormente serán las empresas quienes participen adecuando sus servicios a las nuevas tecnologías. Brynskov pone a Aarhus como ejemplo concreto de inversión en transformación digital para lograr un bien mayor para la comunidad.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: