El Govern de la Generalitat ha aceptado este lunes el ofrecimiento de Núria de Gispert a renunciar a la Creu de Sant Jordi, distinción que el Govern de la Generalitat le concedió la semana pasada. La portavoz de Demòcrates –escisión independentista de Unió- ha enviado una carta abierta al Govern de la Generalitat, que ha hecho pública a través del diario El Punt Avui, en la que lamenta la polémica generada por su galardón y sus propios comentarios sobre rivales políticos en Twitter. En uno de ellos llegó a comparar a diputados de Cs y el PP con cerdos. En la misiva De Gispert asume “el error cometido” y le comunica al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que pone a su disposición la Creu, que aún no ha recibido, “para lo que crea más conveniente”.






De Gispert defiende que no actuó de mala fe y que ha sido objeto de una “campaña política”

La condecoración a De Gispert ha desatado una intensa tormenta política, que ha salpicado incluso la relación entre los socios de Govern. La ex dirigente de Unió acumula una larga lista de insultos y menosprecios a diferentes rivales políticos publicados en su cuenta personal de Twitter, motivo por el cual el Parlament de Catalunya, institución que presidió entre el 2010 y el 2015, la reprobó en octubre pasado. Fue este historial de improperios el que provocó que numerosos políticos se opusieran la semana pasada a que el Govern la distinguiera con la Creu de Sant Jordi. El Ejecutivo que dirige Quim Torra anunció la lista de galardonados el martes, y dos días después, De Gispert acabó de disparar las críticas con el controvertido sobre los cerdos. Un tuit que borró más tarde.

En la carta De Gispert defiende que no actuó de mala fe y que ha sido objeto de una “campaña política” con el objetivo de coartar “la libertad de expresión”. “El tuit, que no era afortunado, ha sido muy oportuno para todos los que no pierden oportunidad de erosionar un Govern y un Parlament vulnerables, (…) y para inocular nuevas dosis de crispación en la política y deteriorar el debate; para los que, en definitiva, desde el cinismo, la deslealtad y la irresponsabilidad, creen en el ‘todo vale’ y lo practican”, se justifica De Gispert.

La disposición de la ex presidenta del Parlament de renunciar a su premio llega justo un día antes de que la Mesa de la Cámara tramitase las iniciativas del PSC y Ciutadans para pedir la revocación del premio a De Gispert. El PP también tiene previsto interpelar al Govern en el pleno de esta semana sobre el asunto. Tras la misiva, la última palabra la tiene Quim Torra. El Govern está dividido al respecto. Mientras que el president ha defendido desde el minuto uno la concesión de la Creu a Núria de Gispert, los dirigentes de ERC, como Pere Aragonès o Roger Torrent, han censurado la actitud de la ex presidenta.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: