Portada

Nueva ronda negociadora UE-EE.UU. para evitar la guerra comercial

consultor seo


Se trata de un nuevo paso para evitar que estalle la temida guerra comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos. La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström viajará la próxima semana a Washington para entrevistarse con el representante de Comercio norteamericano, Robert Lighthizer, según han indicado fuentes europeas. Los días 6 y 7 de marzo tendrá lugar esta nueva ronda de negociaciones, que se celebra bajo la amenaza norteamericana de aplicar aranceles del 25% a los coches europeos, posibilidad que alarma especialmente a Alemania, el gran país exportador.

En principio, queda tiempo para negociar hasta el 18 de mayo. El presidente norteamericano ya tiene sobre la mesa el informe del Departamento de Comercio que analiza si las importaciones de vehículos amenazan la seguridad nacional, lo que le daría el argumento para aplicar los temidos aranceles, subirlos del 2,5% actual al 25%, y con ello, desatar las represalias europeas. Pero no se conoce de forma oficial el contenido, por lo que en Bruselas cuentan con que hay aún margen.






Las conversaciones siguen bajo la amenaza de Trump de aplicar aranceles del 25% a los coches europeos

No desaniman tampoco las palabras de Donald Trump esta semana advirtiendo que “estamos negociando, y si no encontramos un acuerdo, impondremos las tarifas”, para añadir que “la UE es muy, muy dura. No permiten entrar a nuestros productos. No permiten entrar a nuestros productos agrícolas… en algunos aspectos son más duros que China” .

A pesar de todo ello, los negociadores europeos ven posibilidades de acercar posiciones para el objetivo buscado, que es reducir los aranceles de los productos industriales, actualmente situados en un 4% de media. Una primera idea de las posibilidades de acuerdo se verá en esta ronda negociadora de la próxima semana, en la cual, dentro del equipo europeo, también participará el secretario general de la Comisión Europea, Martin Selmayr, mano derecha del presidente Jean-Claude Juncker y figura todopoderosa en el Ejecutivo comunitario. Selmayr ya estuvo también en la reunión que, en julio del año pasado, permitió firmar una tregua temporal entre Juncker y el presidente Trump, precisamente la tregua que permite un margen de tiempo extra para intentar encontrar un acuerdo comercial sobre los productos industriales.

La Comisión Europea no dispone aún de mandato negociador oficial. Espera la posición del Parlamento, que aún no se ha pronunciado a nivel del plenario, y también de los estados miembros, que aún tienen que solventar algunas divisiones internas. En la última reunión de ministros de Comercio en Budapest, el viernes pasado, quedó patente que Alemania es el país con más urgencia por mover pieza, mientras que Francia es el que está mostrando más reticencias. En concreto, París plantea aplazar la adopción del mandato hasta después de las elecciones europeas, para evitar la interferencia en el debate electoral, y cuestiona que se incorporen los productos pesqueros al acuerdo comercial. Además insiste en que se deje claro que no hay ninguna relación con el TTIP, el anterior y muy ambicioso tratado comercial que intentaron negociar la Unión Europea y Estados Unidos.





En las conversaciones, Washington insiste en incluir los productos agrícolas, pero esta es una línea roja para los europeos. En cambio, se muestran más flexibles en facilitar las importaciones de soja norteamericana que, desde que se declaró la tregua, han aumentado un 114%. Además, la CE ha autorizado que pueda utilizarse en biocombustibles, lo que puede allanar aún más su entrada en Europa.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment