No todo ha sido tan bonito para Amaia y Alfred ni antes, ni durante, ni después de Operación Triunfo. Muchos fueron los que siguieron su historia dentro de la academia del famoso concurso de talentos televisivo y también fuera, incluso después de que su noviazgo llegara a su fin el pasado noviembre. En todo este tiempo ambos han hablado de algunas situaciones que decoloran ese halo rosa que parecía acompañarlos siempre.

Alfred, de 22 años, ya había hablado durante su estancia en la academia de Operación Triunfo sobre la ansiedad y la depresión que padece desde hace unos años. Todo surgió después de que, durante la gala número 10 que se emitió en enero de 2018, se tuviera que ausentar del plató hasta en tres ocasiones. Una vez de vuelta en la academia y junto al resto de sus compañeros y profesores, para tranquilizar a la audiencia que se había extrañado de lo sucedido habló de sus enfermedades.

Sobre esto precisamente ha profundizado el extriunfito recientemente. En una entrevista este fin de semana en La Sexta Noche el artista catalán, de 22 años, contó que antes de pasar por la academia de Operación Triunfo pasó por una mala época.“Mi depresión y ansiedad no vienen de Operación Triunfo, sino de antes. Tuve la pérdida de un ser querido cuando era muy joven, falleció, y entré en una depresión”, contó.

Para Alfred el público y la repercusión que tuvo el programa de talentos, además de la ayuda de un profesional, fueron clave para su recuperación. “Creo que lo mejor que me pasó en OT es tener la oportunidad de llegar a tantas personas y ayudarles para que sus problemas fuesen un poco menos agresivos y para que supieran más sobre esas dos enfermedades que tienen cura”, y añadió: “Estoy superfeliz ahora y animo a aquellas personas que lo sufren a visibilizarlo y a pedir ayuda” concluyó.

Pero mientras que para Alfred llegar a tantas personas fue una especie de salvación, Amaia pudo considerarlo más una losa. Especialmente al principio. La navarra, de 20 años, confesó que después de convertirse en ganadora de Operación Triunfo 2017 necesitó ir a terapia. En una entrevista con la revista Lecturas, la cantante desveló sentirse “superinestable emocionalmente”. “Cuando salí no me enteraba de nada y me vino todo encima”, explicó.

Un malestar que se pudo ver agravado con su paso por Eurovisión. Según ha declarado la navarra estos días, no se ha sentido cómoda ni en el certamen ni con la canción, motivo por el que no acudió a pasar el testigo a Miki, representante de este año. “Era algo que no me gustaba y no estaba cómoda con eso. No me representaba lo que estaba haciendo», ha dicho.

La artista, que fue elegida por el público para acudir al festival europeo con Tu canción junto a Alfred, que entonces era su pareja sentimental, ha asegurado que no estuvo a gusto. “Yo no estuve muy cómoda. Ahora la escucho y no siento que me represente. Era duro. Iba a un sitio que decía ‘¿qué hago yo aquí?’ ‘¿por qué me tengo que poner eso?».

Una experiencia “un poco mierda” para la navarra pero que le ha servido para aprender. Tanto a gestionar la fama —“hicimos muchas entrevistas y aprendimos mucho cómo funciona todo esto”—, como a reconducir su carrera. Mientras que todos sus compañeros de edición han publicado sus primeros discos, más de un año después de ganar OT, Amaia todavía se lo toma con calma. “Había mucha prisa por sacar un disco pero yo quería hacerlo bien y cuidar cada detalle y quería hacerlo perfecto. Y entonces dije que necesitaba más tiempo. Si lo hubiese sacado tras OT, igual hubiese tenido mejores números, pero entonces no tendría cosas que ahora tengo como la libertad”, ha contado en una entrevista con EL PAÍS.

Una libertad que le ha permitido trabajar en profundidad en su nuevo trabajo, que verá la luz previsiblemente en septiembre pero del que ya se conoce el título, Amaia, pero no pasa nada, la portada y algunas de sus canciones, como El relámpago. Por su parte, Alfred también se encuentra ahora en uno de sus mejores momentos, llenando estadios y agotando entradas con la gira de su disco 1016.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: