”Si alguna lección hemos aprendido de la historia es que no se puede gobernar excluyendo a las minorías”, ha afirmado hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su intervención en el Consejo de Europa, en Estrasburgo. En su discurso ante el comité de ministros (representados por los embajadores) de los 47 estados miembros, el jefe del Ejecutivo español se ha referido, de manera indirecta, a la actual situación política, en términos críticos con la oposición y con los independentistas.

”Cuando se prima la crispación sobre el acuerdo, cuando se prima la ruptura unilateral sobre la búsqueda de consensos,o cuando se defienden fórmulas simplistas, anacrónicas y ya fracasadas para resolver problemas complejos, la democracia se debilita y se resiente”, ha afirmado Sánchez. “Cuando se recurre a la mentira o a la manipulación, cuando se promueven agravios o nostalgias inventadas, la democracia se debilita y se resiente”, ha añadido el presidente.





Sánchez ha alertado del peligro de las noticias falsas y de que políticos sin escrúpulos las difundan para obtener provecho. “Siempre habrá quien sustente sus proyectos políticos en base a relatos falsos para movilizar hacia el odio y la división”, ha subrayado. “Es la propia democracia la que está en juego si permite que estos relatos divisivos y sesgados se impongan”.

Tanto en el discurso como en sus encuentros previos, que han incluido al presidente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el italiano Guido Raimondi, Sánchez ha puesto mucho énfasis en que “España es una democracia plena”, con “uno de los sistemas más garantistas del mundo”. La reunión, la primera de estas características de un jefe del Gobierno español, ha tenido un especial significado a pocos días del juicio contra los líderes del ‘procés’.

Según fuentes de la Moncloa, en la conversación con Sánchez se ha hablado de la actualidad española -incluida la catalana- pero sin tratar directamente sobre el próximo juicio. El Gobierno niega taxativamente que la visita a Estrasburgo sea un modo de presión política hacia el tribunal, que será con toda seguridad el puerto final de llegada del litigio jurídico en torno al ‘procés’.

El presidente ha recordado que el respeto a los derechos humanos y a las convenciones internacionales sobre la materia fueron aspectos fundamentales de la Constitución de 1978, después de que España dejara de ser “la última dictadura de Europa occidental”. Ha enumerado, además, los logros como la igualdad entre hombres y mujeres y otras medidas contra la discriminación por razones de sexo, raza y religión.





Sánchez destacó asimismo la descentralización alcanzada, el fomento y protección de la diversidad “frente a la uniformidad de antaño”, “las amplias potestades legislativas” que tienen las comunidades autónomas y el hecho de que, hoy, las diferentes culturas que conviven en España “tienen el mayor nivel de protección de toda la historia”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: