En un callejón de Madrid cerca de la plaza de la Villa, actúan dos músicos. Pasan las 22.30 y hace una agradable noche de principios de septiembre. Parece un tema de Amaral, pero la gente no se lo sabe. Normal: en efecto es una canción de Amaral, pero de su último disco, Salto al vacío, que se pone a la venta este viernes (disponible desde la medianoche). La noche del jueves, los músicos callejeros eran los mismos Eva Amaral y Juan Aguirre que con esta acción presentaban en la intimidad del callejón del Codo su nuevo álbum.

El dúo zaragozano y sus nuevas composiciones son también uno de los platos fuertes del DCODE, festival de música que mañana celebra su novena edición concentrando “más de 17 horas de música” (de 11.30 a 5.00) en el campus de la Complutense (entradas desde 71 euros), con una ecléctica selección de bandas.

“Se trata de un festival de un día por lo que hay que partirse mucho los cuernos a la hora de elegir las bandas”, cuenta Nacho Córdoba de la organización del DCODE. “Hay que equilibrar: hacer rentable el festival y sorprender a la gente”, agrega. Sin duda, Amaral presentando su nuevo trabajo es una agradable sorpresa. Si se le añade el concierto de The Cardigans Gran Turismo, la cita adquiere tintes mitómanos y nostálgicos.

La banda sueca, liderada por Nina Persson —que casi celebra su cumpleaños en el festival: hoy cumple 45 años—, publicó en 1998 Gran Turismo. Este trabajo, que incluía temas como My favourite game o Erase / Rewind, se convirtió en un icono para toda una generación. Para celebrar las dos décadas del disco, el año pasado iniciaron una gira dedicada al mismo. La del DCODE es la única parada que van a hacer en España. “Era el cumpleaños de Nina y les apetecía mucho Madrid”, apunta Córdoba.

Pero el cabeza de cartel del DCODE no son ni Amaral ni The Cardigans, sino los irlandeses Two Door Cinema Club, creadores de himnos indies como What you know. También actúan Eels o Tom Odell. “Según hemos ido avanzando en las ediciones, nos hemos abierto: el eclecticismo también nos define”, explica Córdoba, “con el tiempo, la gente le ha cogido el gusto”.

Otra de las características del DCODE es su pasión por las propuestas diurnas: el festival arranca a las 11.30 (en horario matutino actúan La Casa Azul o Carolina Durante; por la tarde, Viva Suecia o Miss Caffeina). “Es cierto que los que íbamos al DCODE desde el primer año, nos vamos haciendo mayores”, relata Córdoba. En su continua capacidad de adaptación, la cita tiene un espacio dedicado a los niños (DCODE Kids, con instalaciones interactivas, un camerino de maquillaje, un taller de pulseras festivaleras o un juego de gran formato de arquitectura efímera). “Intentamos aunar a todo tipo de público; también, que haya una mezcla generacional”, continúa el organizador.

La cita concentró la pasada edición a 25.000 asistentes y en esta esperan seducir a 20.000: “Todos los festivales han sufrido un poco este año —quizás es que hay mucha oferta—, pero nosotros estamos muy contentos con la evolución”, explica Córdoba. Y agrega: “DCODE es un festival para disfrutar”. También para despedir el calor: desde sus inicios se han promocionado como “la última gran fiesta del verano”; cuando acabe el DCODE, empezara extraoficialmente el otoño.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: