La desconfianza que se profesan en público los dirigentes del PSOE y de Podemos contrasta con la sintonía que deriva del ideario de los dos partidos. Al menos del que figura por escrito en las últimas propuestas que han lanzado los dos partidos de izquierda para superar el bloqueo que rodea a la investidura del presidente. Un análisis detallado de ambos documentos (el PSOE presentó ayer el suyo; Unidas Podemos (UP) lo hizo el 20 de agosto) revela grandes coincidencias en asuntos clave. Ese acuerdo general convive con matices de calado en aspectos sensibles, como la reforma laboral o la migración.

Las 370 medidas que el PSOE puso ayer sobre la mesa para convencer a Unidas Podemos de las bondades de un Gobierno socialista repiten de forma literal una treintena de párrafos presentes en el documento de 290 iniciativas que la formación de Pablo Iglesias presentó el mes pasado. Un escrito que, a su vez, recuperaba frases literales de la propuesta de investidura, titulada España Avanza, que los socialistas impulsaron en el mes de julio.

Se trata de repeticiones literales sobre asuntos como medio ambiente, gratuidad de las guarderías, gestión cultural, digitalización y 5G, con decenas de párrafos seguidos que se repiten en los tres documentos presentados hasta la fecha por las dos formaciones. Al comparar los documentos gracias a dos programas informáticos de detección de similitudes entre textos (Plagiarism Check y Turnitin), destaca que el de Podemos de agosto recoge un 16% de frases ya presentes en el documento socialista de julio. Las medidas de Sánchez de ayer, por su parte, recogen en un 7% aspectos presentes en las propuestas de Podemos.

A la hora de abordar los asuntos más sensibles, desaparecen las repeticiones y abundan los matices. Sobre asuntos como Cataluña, la inmigración o la reforma laboral, la diferencia está en los detalles. Estos son algunos de los matices más relevantes que marcarán el debate político de los próximos 20 días:

Salario mínimo. La cuantía actual de esta renta (900 euros mensuales) es el fruto más evidente de la colaboración entre PSOE y Unidas Podemos tras la moción de censura. Para el futuro, los dos documentos plantean formulaciones distintas, aunque con resultado similar. Podemos alude a un valor absoluto: salario mínimo de 1.200 euros al final de la legislatura (con dos pasos graduales: 1.000 en 2020 y 1.100 en 2021). El PSOE, en cambio, fija un porcentaje: el 60% del salario medio del país, como recomienda la Carta Social Europea. Con los datos actuales, ese 60% representa 1.125 euros al mes, muy similar a lo que pide Iglesias.

Reforma laboral. Podemos pide sin ambigüedades la derogación de la reforma de 2012, el cambio más profundo que ha experimentado nunca el Estatuto de los Trabajadores, con reglas para relajar el poder de los convenios colectivos y promover la flexibilidad de las empresas. El PSOE, en cambio, opta por defender la eliminación “de los elementos más lesivos”, esencialmente la vigencia de los convenios, los cambios en las condiciones de trabajo, la temporalidad y los horarios.

Vivienda. En este apartado existen matices más allá de la coincidencia general de moderar los precios de los alquileres. Mientras el PSOE aspira a contener los precios con un índice estatal de rentas que sirva de referencia a arrendadores y arrendatarios, Podemos aboga por una fórmula que elaboren las comunidades y los ayuntamientos y que impida que el pago del alquiler exceda del 30% de la renta familiar del inquilino. Esta formación prevé penalizaciones para los propietarios que incumplan la regla.

Inmigración. El PSOE hace una breve referencia al compromiso de promover “una política europea de migración justa y solidaria” y elude hablar de los desembarcos de migrantes arribados de manera irregular. Podemos se adentra en el controvertido asunto de los rescates para pedir que Salvamento Marítimo atienda únicamente a criterios de salvaguarda de la vida en el mar” (ahora en principio solo actúa si recibe alertas sobre situaciones de emergencia). Esta formación insta a que tanto España como el resto de Europa se comprometan a acoger a los rescatados en el mar por las ONG.

Cataluña. Consciente de que las posibles divergencias respecto a Cataluña disuaden al PSOE de pactar con Podemos, la formación de Iglesias suaviza sus postulados respecto a planteamientos iniciales. Frente al derecho al referéndum que figuraba en el programa electoral de Podemos, la propuesta ahora se limita a una “mesa de diálogo multilateral sobre Cataluña”, acordada con el Parlament y dedicada a buscar soluciones a la crisis. El PSOE expresa, de manera más vaga, su intención de impulsar el diálogo “entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña, siempre dentro de la Constitución”. Pero rechaza explícitamente un referéndum.

Sanidad. La diferencia en algunos casos está en los números, aparentemente pequeños. Los socialistas apuntan a destinar un 7% del PIB al sistema nacional de salud usando un párrafo idéntico al que utilizaba UP en su documento de agosto. Pero la cifra llegaba entonces hasta el 7,5%. La diferencia parece pequeña (un 0,5% del PIB), pero equivalen a unos 6.000 millones de euros.

Literalmente de acuerdo

Frente a esas divergencias, los partidos exhiben consenso en otras áreas y lo hacen a menudo utilizando exactamente las mismas palabras:

Educación infantil. Ambas formaciones respaldan la educación pública y gratuita también para los niños de cero a tres años. Podemos ya recuperaba entero, en su documento de agosto, un párrafo de 15 líneas donde detallaba su necesidad. Ahora, los socialistas rescatan la idea cambiando el orden de las frases: piden incorporar “el ciclo educativo de la etapa de cero a tres años en una red de recursos integrada, pública y gratuita”.

Tranformación digital. Es uno de los párrafos más largos que se repite en el documento del PSOE de julio, en el de UP de agosto y en el último, tras desmenuzarlo como batería de medidas. Desde la formulación (“Tecnologías digitales de alto impacto y capacidad de disrupción, intensivas en I+D+i, de carácter estratégico para la transformación digital de la economía española”) hasta la puesta en práctica (“80 nuevas ofertas de FP asociadas a la economía digital, ofreciendo cada año no menos de 15 nuevas ofertas formativas”), los textos se repiten durante varias páginas.


ampliar foto
Uno de los casos de contenido idéntico en los primeros dos documentos y resumido en el tercero. Pinche para ampliar.

Clima. Los partidos están de acuerdo en todo también a la hora de impulsar un Green New Dealen la UE o de apostar por un turismo sostenible. Durante varios párrafos, defienden incentivar el comportamiento responsable de las empresas, trazar su huella ecológica y mejorar las condiciones de los empleados.

Violencia de género. PSOE y UP confirman, usando las mismas palabras, su compromiso hacia mejorar la lucha contra la violencia machista. En concreto, apuntan a la puesta en marcha de las medidas previstas por el Convenio de Estambul, en vigor desde 2014. Este acuerdo internacional permitiría hablar de violencia de género también en casos de agresiones fuera de una relación sentimental.

Gestación subrogada. Ambos partidos condenan los vientres de alquiler y se comprometen a actuar «frente a las agencias que ofrecen esta practica a sabiendas de que esta prohibida en nuestro país».

La textualidad de las frases se repite también en materias diversas como vigilancia forestal, transparencia fiscal, Política Agraria Común (PAC) o listas de espera quirúrgicas.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: