Salud

«No hay aplicación móvil que reemplace a un entrenador»


Hoy en día en todos los dispositivos móviles hay apps para hacer ejercicio. ¿Hasta qué punto son útiles?

-Las aplicaciones para la realización de actividad física son una tendencia positiva y en exponencial crecimiento. Sin duda la gente está cada vez más concienciada de que el sedentarismo es un factor de riesgo que predispone a múltiples enfermedades crónicas no transmisibles (causa de muerte del 70% de la población mundial) y que es inversamente proporcional a una buena calidad de vida. Pero, si bien el fomento de la actividad física es siempre algo importante y positivo, el uso de tales aplicaciones debe hacerse bajo supervisión (al menos periódica) de un profesional, ya que requieren de conocimientos básicos en la realización de ejercicios.

-¿Cuáles son sus ventajas?

-Hay aplicaciones que, por ejemplo, se centran, en la corrección de hábitos alimenticios, en el fomento de la actividad física y en el registro de variables modificables como la frecuencia cardiaca, glucemia, tensión arterial, frecuencia respiratoria, etc. El aspecto lúdico de estas aplicaciones, fomentado a través de la competencia, es sin duda, uno de los estímulos más potentes del centro neuronal de la recompensa. También el hecho de que muchos de estos datos se vuelquen automáticamente a las redes sociales, donde se comparten y quedan expuestos a la opinión de los demás, estimula, en mayor o menor medida, el grado de adhesión de los usuarios al entrenamiento. Por otra parte, el libre acceso a las mismas hace que tanto el oficinista sedentario de varios años, fumador y con sobrepeso u obesidad, como la ama de casa o el deportista habituado al entrenamiento puedan acceder a las mismas aplicaciones y seguir las mismas exigencias de un plan de entrenamiento rígido y prediseñado.

-¿Y sus limitaciones?

-Sin embargo, no hay aplicación móvil que reemplace a un preparador físico que realice una planificación de los entrenamientos, dosifique las cargas, evalúe la ejecución de los movimientos y trabaje sobre todas las cualidades físicas, así como tampoco hay una aplicación que reemplace una evaluación médica que certifique la aptitud para la realización de ejercicio, con su respectivo examen físico, anamnesis y pruebas diagnósticas pertinentes.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment