Nació hace 44 años como Jesús García Hernández, pero pronto se convirtió en Rafael Amargo por el Romance del emplazado de Federico García Lorca. “El poeta granadino Curro Albaicín me dijo: ‘Tú te vas a llamar Rafael por tu abuelo y Amargo porque eso se escribió en tu casa. Antonio el Amargo era un gitano, y Federico decía qué guapo es el Amargo’”. Después de siete años vuelve a Barcelona con un espectáculo propio de gran formato, Dionisio, que estará en el teatro Apolo del 13 de febrero al 3 de marzo.

¿Qué se va a encontrar el espectador?

Es una revisión muy particular de lo que es el Dios del teatro, el éxtasis y el vino. Por fin, vuelvo a ser yo. Es un espectáculo de teatro y danza muy variado. Y el vestuario es precioso y con mucho vuelo, de la diseñadora Pilar Dalbat. Hay una parte muy desnuda, muy erótica, muy sexy.





A usted ya le gusta eso…

Sí, ahora menos, porque ya tengo unos años… Pero justamente me da por hacer el dios de la lujuria y ¡otra vez hay que desnudarse! Es un espectáculo muy de alma y de cuerpo.

¿Por qué ha tardado tantos años en volver con un espectáculo propio?

Porque los espectáculos que yo hago no son nada baratos. Soy una persona que no me puedo quejar porque este año he recibido todos los premios habidos y por haber, que llenan mi estantería pero no van acompañados de un cheque. Estaría bien poder dirigir una compañía pública, como un ballet nacional de España, para darme el gusto de poder hacer unas producciones grandes como las que yo hago, en las que el público me ayuda a llenar las salas.


Nuevo show

‘Dionisio’ es un espectáculo muy de alma y de cuerpo”



¿Dónde ha estado Rafael Amargo durante los últimos años?

He estado trabajando por encargos y para otras compañías. Luego he pasado un tiempo retirado, cuidándome… Hace cuatro meses me operaron de una hernia de ombligo.

¿Cómo se prepara físicamente para un espectáculo como este?

Hago mucho yoga y terapia para encontrar mi centro. Tenemos que cuidar la cabeza. Todos los años me gusta irme un mes a hacer terapia. A dejar mi móvil, ¡es un monstruo! Luego ya vuelves otra vez a la rutina, la vorágine. Es complicado, pero estoy contento porque hago terapia y soy consciente.





¿Qué es lo que le mantiene con los pies en el suelo?

Me mantiene firme ser yo mismo, no creerme nada; hacer yoga, intentar todos los días escuchar lo que mi cuerpo me dice; aprender a decir que no; trabajar el amor propio y dar gracias a Dios porque son tantas las cosas buenas que me da que no puedo no pagarle bien. Soy una persona creyente y que practico a mi modo. La fe también me mantiene los pies en el suelo.

Además, es padre de dos preadolescentes.

Sí, dos chicos de 14 y 11 años. Estan en dos edades muy difíciles y son muy diferentes. Viven en Madrid con su madre, pero yo estoy muy cerca de ellos y tengo muy buena relación. Les hemos dejado toda la libertad para que fueran escogiendo lo que querían hacer, siempre que sacaran buenas notas. Son buenos estudiantes. Y el pequeño es un monstruo del balón, está jugando en el Rayo Vallecano, en la categoría alevín. El año pasado fue el pichichi de la liga. ¡Dante Amargo! Anda que no tiene un nombre bonito…


Su vida sentimental

He querido mucho y siempre lo he hecho de verdad”


Dice que se ha enamorado tanto de hombres como de mujeres. ¿Se ama igual a un hombre que a una mujer?





Claro, es que el querer no tiene sexo. Es que esa persona te llega al corazón y la quieres y luego es hasta donde la otra persona te da. He tenido experiencias muy intensas. He querido mucho y siempre lo he hecho de verdad.

¿Se ha sentido siempre correspondido?

No es fácil tener una historia de amor conmigo. No tengo mucho tiempo para dedicar a los amores. Para dedicarte al amor tienes que sacrificar muchas cosas. Yo estoy aprendiendo mucho.

¿Cuántas veces se ha casado?

Formalmente tres. Luego he tenido dos relaciones muy serias, como de estar casado, con dos hombres.

¿Le cuesta ser fiel?

Me cuesta ser fiel porque dudo, me creo poco a la gente. Me falta reposar y estar en la misma onda que la otra persona. Ay, he sufrido mucho por los amores, pero las pasiones son estupendas.

¿Cómo es la relación entre los bailarines?

Los bailarines somos muy complicados. Uno sale a bailar y nadie sale al escenario a verlo, se queda metido en su camerino. En cambio, los cantantes comparten temas, hacen duetos, incluso estaban los tres tenores. Pero los bailarines, no. Nosotros somos muy de mi peo es mío y me lo huelo yo.





¿Qué más tiene entre manos?

Estoy con un proyecto de programa de televisión. Voy a ser el presentador de un programa de cultura y viajes. Empezaremos a rodar a finales del próximo mes de marzo. Y este año también estaré de gira con Dionisio. Además, todos los años hago uno o dos programas de televisión en Sudamérica. Yo prefiero hacer realities como el que hice el año pasado en Pekin express en la televisión italiana, porque aquí no están bien vistos. Si lo puedo hacer en otro país, ganarme un dinerito y aquí no quemar mi imagen, lo prefiero.


Próximo proyecto

Voy a ser el presentador de un programa de cultura y viajes










Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: