Un jugador prueba la nueva Nintendo Switch. En vídeo, anuncio corporativo de Nintendo Switch Lite. NINTENDO

Nintendo ha anunciado su nueva consola portátil, Nintendo Switch Lite, un nuevo modelo más pequeño, ligero y compacto que sirve así como reemplazo natural para la veterana familia 3DS —que tuvo seis diseños— y abre las puertas a aquellos jugadores que veían la barrera de los 300 euros demasiado elevada.

“Ahora los consumidores pueden elegir entre el sistema que más convenga a su gusto para jugar sus títulos favoritos de Nintendo Switch”, argumentaba Doug Bowser, presidente de Nintendo América, con motivo del anuncio. Y así es. Habían sido muchos los rumores alrededor de una posible versión de precio reducido desde comienzos de año, pero no se terminaba de materializar. De hecho, no se anunció en la feria E3 2019, el evento más importante de la temporada para el sector del ocio electrónico, este pasado mes de junio.

Ha sido en pleno verano, como ya sucedió en el pasado, cuando han revelado sus cartas para la próxima temporada. Un modelo de bajo coste que llegará en plena vuelta al cole, 20 de septiembre, en tres colores: turquesa, amarillo y gris. Pero vayamos a lo importante, ¿en qué se diferencia Nintendo Switch Lite del modelo original?

Ligereza, portabilidad y precio reducido

Nintendo comenzó su comunicado de forma algo sorprendente: en vez de sacar a relucir las virtudes de su nuevo producto, que suele ser lo normal cuando se presenta un nuevo miembro de una familia de consolas, la compañía liderada por Shuntaro Furukawa prefirió evitar cualquier tipo de sospecha sobre la obsolescencia de su actual modelo híbrido, Nintendo Switch, que cuenta con la capacidad de ser utilizada tanto en televisor como de forma portátil. Por el contrario, indicaron qué no hace respecto a su hermana mayor.

Nintendo Switch Lite es solo consola portátil. Sus mandos, los llamados Joy-Con, no son desacoplables sino que forman parte del chasis; además, se pierde la función de vibración HD y la conexión por infrarrojos. Por último, no se puede conectar a un televisor vía HDMI, recortes que terminan permitiendo la reducción de coste del producto y, por ende, el precio de venta al público, que será de 219 euros en el mercado europeo.

Las medidas de Nintendo Switch son, en el modelo actual, de 102 mm x 239 mm x 13.9 mm (siempre que tengamos los Joy-Con acoplados). Con Nintendo Switch Lite se pasa a unas dimensiones de 91.1 mm x 208 mm x 13.9 mm. A nivel porcentual, el nuevo modelo es un 28% más pequeño que el original. El peso sufre también un cambio considerable, pasando de los 398 gramos originales a 297 gramos.

Por lo demás, el reducido tamaño del conjunto hace también que la pantalla (táctil capacitiva) se vea reducida ligeramente. Pasamos de 6 pulgadas de diagonal a 5,5 pulgadas manteniendo la resolución. A falta de saber si Nintendo optará por algún tipo de cristal protector para proteger el panel LCD, podemos confirmar que la pantalla ganará en nitidez por una cuestión muy sencilla: al mantenerse la resolución (1280x720p), se ganará en densidad de píxeles por pulgada, concretamente de 237 PPI a 267 PPI.

Nintendo Switch Lite, así es la nueva consola portátil de la marca japonesa

Menor tamaño de pantalla es sinónimo de menor consumo. Aunque Nintendo Switch Lite contará con una batería de menor capacidad, según la compañía japonesa la duración de la batería será un 30% superior a la del exitoso modelo actualmente en tiendas, que supera los 34 millones de unidades vendidas en solo dos años naturales. Esta solución portátil ofrecerá entre 3 y 7 horas de autonomía, dependiendo del nivel de brillo o si estamos jugando online.

Por lo demás, la consola mantiene su estructura y disposición de los botones, con 32 GB de almacenamiento interno —ampliables mediante tarjetas microSD—, dos palancas de control, NFC, gatillos, conector de audio para auriculares y altavoces estéreo. Aunque no haya un LED de notificaciones como ya sucede en algunos smartphones, la corona del botón HOME, situado en la zona inferior derecha, se iluminará con dichas notificaciones cuando sea pertinente con un lenguaje cromático concreto.

Este movimiento responde a una clara necesidad comercial por parte de la compañía, que reconocía el pasado mes de enero que su producto de menor coste, 3DS, estaba cayendo en ventas a una velocidad muy pronunciada por culpa del éxito de Nintendo Switch. Como la firma del archiconocido fontanero Super Mario no quiere morir de éxito ha reestructurado su estrategia comercial con una portátil capaz de ejecutar todos los juegos del catálogo —algunos con ciertas limitaciones por no poder desacoplarse los Joy-Con—, a un precio inferior y que, en definitiva, democratice la entrada a esta generación de consolas a nuevos tipos de jugadores. Además, podrán justificar así la no reducción de precio de la Switch original al disponer ya por debajo de una consola con un precio más de 100 euros inferior.

Un catálogo de lanzamientos de órdago

El gran número de estrenos exclusivos planeados para la segunda mitad de 2019 hacían sospechar que Nintendo podía ejecutar este movimiento en el mercado del hardware. Videojuegos como Fire Emblem: Three Houses, Super Mario Maker 2, Marvel Ultimate Aliance 3: The Black Order, The Legend of Zelda: Link’s Awakening, Luigi’s Mansion 3 o Pokémon Espada y Escudo, estos últimos maestros de ceremonias, redondean un año donde los éxitos y los récords están a la vuelta de la esquina.

Está por ver si reducir la barrera de entrada a ese catálogo a 219 euros será el impulso definitivo para una consola que cada vez más parece emular el éxito de una de sus recientes antecesoras, Wii.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: