El libro Guinness de los récords (Guinness World Records o GWR, en inglés) rechazó el hito que consiguió una mujer al convertirse en la corredora más rápida en completar la Maratón de Londres vestida de enfermera porque no llevaba vestido.

Jessica Anderson, una enfermera profesional que trabaja en el Hospital Royal London, batió el récord que se había propuesto el 28 de abril con el fin de recaudar fondos para pacientes con pocos recursos, pero su marca (de 3 horas 22 minutos y 8 segundos) quedó anulada porque iba vestida con su uniforme profesional, compuesto de pantalones y camiseta ancha color azul, en vez del antiguo uniforme que llevaban las enfermeras a principios del siglo XX, compuesto por un vestido blanco, devantal y cofia.






Ciertamente nunca he visto a un enfermero con un vestido para trabajar”



En declaraciones al portal especializado
Runners’s World
, Anderson consideró que los requisitos del récord eran “anticuados” y añadió que quedó “bastante sorprendida” cuando GWR rechazó su petición de reconsiderar los requisitos del atuendo. “Algunas de las enfermeras con las que trabajo llevan vestidos pero la mayoría usamos batas o túnica y pantalones. Ciertamente nunca he visto a un enfermero con un vestido para trabajar”.




Si bien GWR le dijo a Anderson en febrero que no había cumplido la fecha para presentarse en la categoría de disfraces, la organización ha anunciado ahora que revisará su caso. Además, publicó un comunicado donde quería distanciarse de los valores sexistas.

“La inclusión y el respeto son valores que Guinness World Records considera extremadamente valiosos y, si bien siempre debemos asegurarnos de poder diferenciar las categorías, es bastante claro que este título de registro y las directrices asociadas llevan mucho tiempo atrasados. Priorizaremos la revisión del mismo en los próximos días”, rezaba el comunicado.








Correr disfrazado de cabina telefónica, estrella o crustáceo, entre muchos otros, forma parte de las hazañas contempladas en el libro de los récords. Una guía para los posibles corredores de disfraces advierte que se deben seguir las pautas y criterios sobre el disfraz al pie de la letra.

Con todo, Anderson, consiguió multiplicar por más de cuatro sus objetivo de recaudación para la casa de caridad Barts Charity que había fijado en 500 libras. Ha recaudado más de 2.800 euros.


La inclusión y el respeto son valores que Guinness World Records considera extremadamente valiosos”


Esta semana ha salido a la luz otra polémica vinculada con la Maratón de Londres. Medios británicos se hicieron eco de las quejas de un corredor a quien el personal de la competición le gritaron “¡corre, gordo, corre!” y le sugirieron que tendría que haber comenzado la cursa al amanecer para terminar a tiempo. Los responsables de la carrera se han comprometido a investigar el incidente.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: