¿Puede un concurso de belleza modernizarse? ¿Tiene cabida en la era post #MeToo un formato en el que las mujeres desfilan ante la atenta mirada de otras mujeres y muchos hombres para ser puntuadas como caballos de competición? El debate tiene tantas perspectivas como países existen en el mundo que siguen enviando a sus representantes a Miss Mundo o Miss Universo. España aún lo hace, si bien el certamen Miss España dejó de celebrarse durante siete años y volvió en 2019 haciendo poco ruido.

“De acuerdo con las reglas del concurso nacional de belleza Miss Ucrania”, dijo la organización en un comunicado, “la modelo debe cumplir con los siguientes requisitos: no estar ni haber estado casada y no tener hijos”

¿Son sexistas y ensalzan la belleza por encima de cualquier otra cosa? Sí. ¿Son una oportunidad para reflejar cambios sociales? También. “Me enorgullece tener la oportunidad de usar esta plataforma para un mensaje de inclusión, tolerancia y respeto”, declaró en 2018 Ángela Ponce, la española que se convirtió en la primera mujer transexual en participar en Miss Universo.

A raíz de la última polémica que afecta a este tipo de concurso, la de la Miss Ucrania Veronika Didusenko que ha sido descalificada al descubrirse que es madre, repasamos algunas controversias que han rodeado a las competiciones de misses dentro y fuera de España y que han contribuido a que actualmente estén en horas bajas de popularidad.

‘Miss Ucrania’: prohibido ser madre

El último escándalo que llega a las filas de los concursos de misses afecta a Veronika Didusenko, modelo de 24 años que fue coronada Miss Ucrania en 2018 y que cuatro meses después fue despojada del título después de que los organizadores se enterasen de que tenía un hijo. “De acuerdo con las reglas del concurso nacional de belleza Miss Ucrania”, dijo la organización en un comunicado, “la modelo debe cumplir con los siguientes requisitos: no estar ni haber estado casada y no tener hijos”.

Miss Ucrania, Veronika Didusenko, posa con su hijo en una foto publicada en su cuenta de Instagram. Precisamente por ser madre se le retiró el título. Instagram Veronika Didusenko

Didusenko mantiene que aunque conocía esa regla y lo comunicó a los organizadores, estos la animaron a presentarse igualmente. Su causa ha llegado a la BBC, en cuya radio ha declarado Veronika: “Quiero desafiarlos, asegurarme de que las reglas de Miss Mundo [que tiene una filial en cada país para escoger a sus concursantes] evolucionan con los tiempos. Quiero que reflejen la realidad de las mujeres contemporáneas, que pueden equilibrar perfectamente sus carreras y su vida personal”.

‘Miss Fea’: el concurso paralelo que hoy sería inimaginable

Aquí hay tomate será recordado por muchas cosas. El programa de corazón de Telecinco emitido entre 2003 y 2007 fue uno de los que contribuyó a que la crónica social pasase de peloteo insulso a guion de John Waters, pero también apostó por secciones y formatos que hoy irritarían mucho. Uno de ellos era Miss Fea, un concurso paralelo a la gala de Miss España en el que los espectadores podían votar a la que consideraban la concursante menos agraciada y en el que el programa no escatimaba en comentarios crueles. “Con esa cara tan vanguardista que tienes […] Un pelo que parece que te lo había lamido una vaca […] Con esa seguridad en ti misma sabiendo que todos te ven fea […] Hoy eres nuestra fea mayor del reino […] Espero que sepas llevar el título con tu cabeza bien alta, fea”. Eran otros tiempos. Hoy nadie se atrevería a hacerlo.

‘Miss América’: un caso de machismo tan claro que acabaron pidiéndole perdón

Vanessa Williams es una belleza neoyorquina afroamericana de ascendencia caucásica que en 1983 se convirtió en la primera Miss América negra de la historia. Sin embargo, el sueño duró poco. Después de anunciarse su victoria, la revista erótica Penthouse anunció que iba a publicar unas imágenes de Williams desnuda. Las fotografías habían sido realizadas cuando ella tenía 19 años y trabajaba como maquilladora y recepcionista para un fotógrafo (Tom Chiapel) que le pidió realizar aquellos desnudos artísticos a modo de prueba, dándole su palabra de que jamás los haría públicos. Sin embargo, acabó vendiendo las instantáneas a Penthouse por una suma millonaria. Ella nunca vio un duro de todo aquello.

El vídeo en que el presidente de Miss America pide perdón a Vanessa Williams por despojarla de su título en 1984.

La organización, haciendo gala de un puritanismo atroz y un cinismo descarnado, la obligó a renunciar cuando los patrocinadores del concurso amenazaron con retirarse. ¿La venganza de Vanessa? Convertirse en una cantante y actriz de éxito y, de lejos, en la Miss América que ha tenido una carrera más longeva y reconocida. En 2015, 31 años después de aquello, la organización la invitó de nuevo a la gala para pedirle disculpas. “Pese a que ninguno de los que hoy formamos parte de la organización estuvimos envueltos por aquel entonces, en nombre de la organización actual quiero pedirte perdón por cualquier cosa que hicimos o dijimos”, decía el comunicado.

‘Miss Universo’: Amparo Muñoz, el infierno de la primera española en ser la reina mundial de la belleza

En 1974, 600 millones de espectadores de todo el mundo vieron a Amparo Muñoz (Málaga, 1954-2011) ser coronada como Miss Universo. La experiencia fue traumática para Muñoz: contó en sus memorias (La vida es el precio, publicado en 2006) detalles como que antes de la gala llevaron a las misses a una casa de verano donde se presentó un grupo de hombres jóvenes, hijos de gente poderosa, que acabaron en las habitaciones de las misses. También afirma que pese a que le dijeron que ganaría diez mil dólares en efectivo por su título, nunca vio un duro. Y que una mujer enviada por la organización le espiaba y escuchaba sus llamadas telefónicas. En una gira mundial acabó agotada y profundamente deprimida por la soledad y durante las Navidades, al volver a su casa en Málaga y sentir el calor de su familia, decidió renunciar. Fue la primera Miss Universo que lo hizo.

Durante una rueda de prensa organizada en abril de 2012 en Los Ángeles, la aspirante a Miss Canadá Jenna Talackova muestra el pasaporte que acredita que es legalmente una mujer. La organización tuvo que anular su decisión de expulsarla de la competición y aceptarla como concursante de pleno derecho.
Durante una rueda de prensa organizada en abril de 2012 en Los Ángeles, la aspirante a Miss Canadá Jenna Talackova muestra el pasaporte que acredita que es legalmente una mujer. La organización tuvo que anular su decisión de expulsarla de la competición y aceptarla como concursante de pleno derecho. Getty Images

‘Miss Canadá’: la lucha decisiva de una miss transexual

Jenna Talackova, modelo canadiense de orígenes checos, se presentó en 2012 al concurso Miss Canadá y tras ser seleccionada como una de las 65 finalistas que participarían en la gala final fue descalificada al descubrirse que era una mujer transexual (debido a su participación anterior en Miss International Queen, un concurso diferente destinado a mujeres transexuales y celebrado en Tailandia). Las reglas obligaban a que las concursantes fuesen “nacidas naturalmente mujeres”, una elección de palabras, cuando menos, delicada.

Talackova contactó a una abogada e intentó demandar a la organización. Pero sus mandamases (entre ellos Donald Trump, dueño de la marca Miss USA durante de 1996 a 2015) decidieron llegar a un acuerdo, cambiar las normas y permitieron a la mujer participar. No ganó, pero se convirtió en un símbolo de la lucha LGTB en Canadá y en la mujer que abrió las puertas a que la primera mujer transexual legase a concursar en Miss Universo. Y además fue una española: Ángela Ponce, en 2018. Tampoco ganó, pero quedará para siempre como un hito en la historia de este concurso.

Miss España: el escándalo que estuvo a punto de acabar con el concurso

En el año 2002 la cadena Antena 3 emitió un reportaje producido por El Mundo TV en el que una periodista llamada Gema García se infiltró en la organización de Miss Alicante y obtuvo el título gracias a pagar 27.000 euros a la organizadora de la gala, María Elena Dávalos. El reportaje, que hizo que el gerente de Miss España por aquel entonces presentase su dimisión, también demostró que a García se le había ofrecido un padrón falso para concursar por una provincia de la que ella no era natural, que se le había pedido que se operase la nariz y que los maratones de viajes y actos iban acompañados de comidas escasas y apenas tres o cuatro horas de descanso. La emisión del programa de investigación causó un revuelo que, para muchos, contribuyó a la decadencia que ha llevado a que Miss España sea hoy un título irrelevante.

Captura del momento del programa 'Toddlers and tiaras'.
Captura del momento del programa ‘Toddlers and tiaras’.

Miss Infantil: ese oscuro terreno que mezcla infancia y cosificación

Si el mundo de los concursos de belleza es por sí mismo un terreno abonado para la controversia y el debate ético, el de los concursos de belleza infantil es directamente un campo de minas. ¿Es sano exponer a niñas y niños a que desde la más temprana edad sean juzgados por su belleza y explotados comercialmente por su físico? El programa de telerrealidad estadounidense Toddlers & Tiaras (que en algunos mercados latinos se emitió con el título de Princesitas) dejó estampas que dan para un tratado sobre la infancia explotada: niñas con pechos postizos, fumando cigarrillos artificiales o maquilladas para parecer más morenas o más blancas.

Pero el colmo llegó en 2011 cuando una niña de tres años llamada Paisley participó en un desfile organizado por el programa en el que las pequeñas homenajeaban a personajes famosos del mundo del cine. ¿Cuál le tocó a la pequeña Paisley? Julia Roberts en Pretty Woman. Paisley, de tres años, desfiló en el programa vestida con botas hasta la rodilla, una minifalda cortísima, un top blanco y una peluca rubia barata. Paisley, de tres años, desfiló en la televisión vestida como una prostituta.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: