Aprende a Posicionar tu Sitio WEB

noa1

Necesitas Visibilidad En Tú Web

noa2
Portada

Netanyahu promete anexionar partes de Cisjordania ante su caída en las encuestas

consultor seo


A tres días de las elecciones en Israel y con las encuestas desfavorables, el primer ministro Benjamín Netanyahu subió la apuesta en el campo de las promesas electorales. En una entrevista televisada, el candidato conservador aseguró que, en el caso de imponerse en las urnas el próximo martes, podría anexionar partes del territorio palestino ocupado de Cisjordania.

Preguntado en el Canal 12 por la periodista Rina Matzliah sobre por qué no ha ordenado la anexión del asentamiento de Maale Adumim (cerca de Jerusalén) y el bloque de colonias de Gush Etzion (entre Jerusalén y Belén) durante sus diez años al frente del Gobierno, Netanyahu respondió: “¿Quién dice que no lo voy a hacer?”. Tras destacar que ha logrado que Estados Unidos reconozca la soberanía israelí sobre el territorio sirio de los Altos del Golán ocupado por Israel desde 1967, el jefe del Gobierno aseguró: “Seguiremos adelante con la próxima fase. Si, extenderé la soberanía”, prometió.





También señaló que para él no hay diferencia entre colonias aisladas y bloques de asentamientos, hasta ahora los únicos que las posiciones oficiales israelíes consideraban que quedarían en territorio israelí con un acuerdo de paz con los palestinos. “Yo no distingo entre los bloques de asentamientos y los asentamientos aislados, porque cada asentamiento es israelí, y yo no lo entregaré a la soberanía palestina”, afirmó.

Sin embargo, para la comunidad internacional, tanto unos como otros son ilegales (EE.UU. se refiere a ellos como “ilegítimos”) y una amenaza para la consecución de una solución de dos Estados, que pasa por la creación de un Estado palestino independiente y exigiría la evacuación de miles de colonos del territorio ocupado, o su permanencia en el nuevo Estado palestino.


Netanyahu perdería pero podría gobernar

La nueva promesa debe contextualizarse en el marco de unas encuestas desfavorables para el primer ministro. El pasado viernes, último día que se pueden publicar encuestas electorales en Israel, todos los sondeos concedían el triunfo a la coalición centrista Azul y Blanco, liderada por el exjefe del Estado Mayor, Beni Gantz, aunque también sin suficiente margen para lograr formar una coalición de gobierno.

Los distintos estudios difundidos dan a esta formación (unión del Yesh Atid, de Yair Lapid; Resiliencia, de Gantz y Telem, de Moshé Yaalón) como la más votada, con escaños que varían entre los 28 que calcula el Maariv, 30 que predice el Yediot Aharonot y los 32 que prevé el derechista Israel Hayom. El Likud del primer ministro Benjamín Netanyahu bajaría hasta los 26 escaños, según Yediot Aharonot, o se quedaría en 27, según estiman los otros dos diarios.





Sin embargo, en un Parlamento tan atomizado como la Kneset, el número de escaños del partido más votado no es el único factor fundamental para formar gobierno, ya que se requiere unos resultados que logren consolidar una coalición estable de más de 60 diputados. Así, todas las encuestas predicen que el bloque victorioso sería el de derechas, lo que permitiría a Netanyahu volver a reeditar un Ejecutivo de derechas con apoyo de los partidos religiosos, aunque no sin dificultad.








Fuente: LA Vanguardia