La culpa no la tienen ni la Liga ni los jugadores que acabaron por rescindir su contrato en el Reus, club que ha vivido los peores momentos de su historia con el propietario Joan Oliver al frente. El problema ha sido su mala gestión. El que fuera…




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: