A medida que se acerca la hora de comenzar la nueva temporada, tantos jugadores, incluido el propio alero estrella LeBron James, que entró de llenó en la polémica de la crisis con China, no quieren hablar ya más del asunto y aseguran que su única preocupación es la competición.

James, que calificó al gerente general de los Rockets de Houston, Daryl Morey, como «poco informado» de lo que sucedía en China cuando dio a conocer un tuit en el que apoyaba el movimiento democrático antigubernamental en Hong Kong, ha sido el primero en decir que no va a comentar más sobre el asunto y solo se centrará en la lucha por darle a su equipo de Los Angeles Lakers un título de liga.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: