Rafa Nadal recuperó este lunes el trono de número uno de la ATP y lo hace en una temporada espléndida donde su constancia, calidad y las muchas ganas que todavía tiene por levantar trofeos ha hecho posible volver a ser el mejor del mundo.

Tras un año instalado en el segundo escalafón de la clasificación, Novak Djokovic le quitó el número uno el 5 de noviembre de 2018, asume el trono a la espera de conocer el elcance de su lesión y de lo que sucede en las Finales ATP para decidir quién acaba el año de número uno. Rafa lo hizo en 2008, 2010, 2013 y 2017.

A sus 33 años, el tenista balear sigue mostrando y demostrando cómo es posible reciclar su juego con el paso del tiempo. Y es que a su ineludible dominio en tierra batida, Nadal también destaca cada día más las superficies rápidas, en especial, cuando está en plenas condiciones físicas, como esta temporada lo demostró alzando su tercer Open de Estados Unidos.

Otra de las cualidades del tenista español y de su equipo es que se conoce cada día mejor. Ha comprendido que si quiere seguir siendo competitivo, tiene que cuidar y seleccionar su calendario. Y con eso ha sabido jugar muy bien esta temporada, dándose descansos durante las distintas fases de la temporada.

Cuatro torneos

Nadal suma esta año 48 victorias por tan sólo 6 derrotas, con 4 torneos ganados (Roma, Roland Garros, Canadá y el US Open), uno menos -por ahora- que el pasado año, aunque con la diferencia de que en éste, no tuvo tantos problemas por lesiones, y siempre fue competitivo en los Grand Slam. Aparte de ganar dos, fue finalista en Australia y semifinales en Wimbledon.

Parte del éxito en este 2019 vino del inicio de la temporada de tierra batida. Tras ser finalista en Australia y semifinalista en Indian Wells, encaró la que siempre ha sido su mejor época del año, con ‘malos resultados‘, es decir, sin ganar ni Montecarlo ni Barcelona ni Madrid.

Tres torneos en tierra batida cayendo en semifinales, algo que para algunos suponía el inicio del declive del manacorí. Pero, Nadal tuvo claro que llegó a ese mes de abril sin estar físicamente a tope, tras una lesión en la rodilla derecha producida en Indian Wells. Fue cuestión de mantener la confianza y de afinar la puesta a punto.

De nuevo acertó, en la antesala de París, Rafa Nadal sumó su primer título del año, en el Foro Itálico, y ante Novak Djokovic en la final. Fue el punto de inflexión para el balear, que llegó a la capital francesa pleno de confianza y sabedor que tenía cerca su duodécimo título en Roland Garros.

Antes de Roma y París, Nadal sumó cinco derrotas, después tan sólo una, Wimbledon, en una gran semifinal ante Roger Federer, en la que ambos tuvieron sus opciones de victoria, y que sólo la genialidad del suizo impidió que el español se llegara a la final.

Esa derrota no rompió el buen momento de Nadal, que tras un nuevo respiro para recuperarse, encaró la temporada norteamericana, en Montreal, donde desbordó en la final a la nueva gran perla del tenis mundial, el ruso Daniil Medvedev.

Dominio en rápida

Tan sólo unas semanas después, volvió a tener enfrente al joven ruso, ya cuarto del mundo, en una final, el Abierto de Estados Unidos, que esta vez, sí que tuvo respuesta por parte de Medvedev. Fue una lucha épica, en la que los dos tenistas dieron una lección de tenis, coraje y aguante, y que cayó del lado de Nadal, tras casi cinco horas de juego y cinco sets (7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4.

Ahora, en el Masters de París, uno de esos torneos en el que todavía el español no alzó, Nadal se encontró con otro contratiempo, otra lesión, su alcance todavía no se conoce, las Finales ATP y la Copa Davis corren peligro para el tenista balear, y por tanto, el número uno mundial a final de año. Djokovic ya lo dijo tras su victoria en París, ahora es su objetivo, mientras que el de Nadal es poder volver a jugar, estar sano y disfrutar en las pistas.

En cualquier caso, en 2020 está garantiza que siga la lucha de estos monstruos históricos del tenis, Novak, Rafa y un Roger Federer todavía muy competitivo en pistas rápidas. A ellos, ahora seguro que se une un joven ruso llamado Daniil Medvedev.

practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: