Ya están definidos los cuartos de final del Mundial de China. Por un lado del cuadro, los emparejamientos España-Polonia y Australia-República Checa. Por el otro, los duelos Argentina-Serbia y Estados Unidos-Francia. La sorpresa fue la eliminación de la Grecia de Giannis Antetokounmpo, cuya victoria sobre la Rapública Checa resultó insuficiente. Los cinco equipos europeos clasificados buscan el doble premio de acceder a la pelea por las medallas y ganarse los dos billetes directos a los Juegos de Tokio 2020. La difícil misión que afrontan franceses y checos coloca en los pronósticos a españoles y serbios en la polepor la carrera olímpica si salvan sus respectivas eliminatorias de hoy en Shanghai y Dongguan respectivamente. Para mañana quedan los otros dos choques que completarán el crucigrama rumbo a la fase final en Beijing.

Una victoria española, por lo tanto, podría significar el billete directo para Tokio, siempre y cuando solo un europeo más se cuele en semifinales. Los que ya aseguraron su presencia olímpica son Estados Unidos y Argentina, ya que son las dos mejores selecciones americanas de este Mundial. Australia ya lo tenía asegurado porque su única competencia, Nueva Zelanda, no accedió a la segunda fase. Por África irá Nigeria, a quien le bastó con el puesto 17º total que ha obtenido en China. Igual que a Irán, 23º clasificado, que será el representante asiático. Japón, como anfitrión, completa de momento la nómina de los Juegos. Los que no saquen billete ahora tendrán la última oportunidad el año que viene en un torneo preolímpico antes de los Juegos. Los 16 mejores del Mundial que no se hayan clasificado y ocho invitados por FIBA competirán por las últimas cuatro plazas.

 

Estelar Patty Mills

 

La jornada de ayer deparó la eliminación de la Grecia de Giannis Antetokounmpo, que ganó por una insuficiente renta de siete puntos (84-77), y dejó como encuentro más destacado el pulso entre Francia y Australia por evitar el baile con EE UU en el cruce. Venció la selección oceánica en un partido intenso y emocionante (98-100) gracias a la actuación estelar de la terna Patty Mills (30 puntos), Joe Ingles (23) y Aron Baynes (21). No le alcanzó a Francia con Fournier (31 puntos en 32 minutos) y De Colo (26), y la derrota les envió a la ruta más escarpada. El cuadro galo se medirá a los de Popovich, que a su vez se deshicieron de Brasil (89-73) sin más alardes que su aplicación colectiva en defensa. Kemba Walker y Myles Turner (16 puntos por barba) encabezaron el reparto estadounidense, discreto pero solvente.

En el gran cara o cruz de la última jornada de la fase de grupos, Grecia necesitaba vencer a la República Checa de Satoransky por 12 o más puntos, pero se quedó en solo siete y con su estrella eliminada por cinco faltas. Antetokounmpo se marchó del Mundial con 12 puntos y 9 rebotes en los 23 minutos que estuvo en pista antes de dejar huérfana a su selección. Se rompió la camisa Calathes para intentar salvar el honor griego y tapar la ausencia de su líder, pero no bastó. El base del Panathinaikos anotó 27 puntos, cogió seis rebotes, repartió seis asistencias en 37 minutos. Pero, después de unos minutos coqueteando con la diferencia que necesitaban, Bohacik (25 puntos) ajustó cuentas y clasificó a los checos como sorprendentes segundos de grupo por detrás de EE UU.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: