Ricky Rubio resolvió la penúltima prueba de España antes del Mundial rematando a Argentina con 17 puntos en el último cuarto. Los de Scariolo se apuntaron un partido irregular en el que faltaron Marc Gasol y Campazzo gracias a la providencial aparición del base de los Suns en la recta de meta. Con Ricky como termómetro, la selección española caminó destemplada y fallona durante gran parte del encuentro hasta la febril aparición de su líder, con tres tiples en los minutos finales para un total de 25 puntos. Mañana, ante Rusia, también en Olympic Sport Center de Ningbó, último ensayo.

Argentina salió lanzada al ritmo de un trepidante Laprovittola (autor de 12 de los 23 puntos de su equipo en el primer cuarto; solo anotó uno más de ahí al final). Apoyándose en la ebullición del nuevo fichaje del Madrid y en el baqueteado y eficiente catálogo de Scola (24 puntos y nueve rebotes en 29 minutos en pista), los de Sergio Hernández firmaron un 11-3 de parcial en menos de dos minutos mientras España ajustaba el paso. Antes de encontrar el rigor en defensa llegaron dos triples de Rudy para aliviar la contabilidad del conjunto de Scariolo que, a pesar de su inicio a contrapié, tuvo tiempo para vencer el cuarto (23-25). El listón quedó instaurado en un nivel tan alto que, a cuatro días del estreno mundialista, la tendencia fue ajustar las revoluciones a la baja.

Le preocupaba al seleccionador español en el tramo final de la puesta a punto la transición defensiva, los ajustes en el rebote y en el uno contra uno y la mejora en la selección de tiro. Sus jugadores respondieron a sus deberes, fundamentalmente en el aspecto ofensivo. Aprovechando los respiros de Laprovittola y Scola, Pau Ribas y Willy Hernangómez comenzaron a hacer hucha en el segundo cuarto. Costó más estirar los esfuerzos defensivos, a pesar de lo cual España se marchó al descanso con siete robos y 11 pérdidas de balón provocadas al rival. Un trampantojo en mitad de una secuencia de numerosas canastas fáciles concedidas (37-42).

Faltó a la cita ante Argentina Marc Gasol. El pívot de los Raptors, que había participado en el entrenamiento matinal con normalidad, se sintió indispuesto tras el almuerzo y se quedó fuera de la convocatoria. Su ausencia se unió a la de Facundo Campazzo, que salió del partido ante Rusia con un esguince de tobillo que le hace ser duda para el inicio del Mundial. Ante la baja de los dos referentes, Laprovittola y Ricky se hicieron cargo de las respectivas brújulas, pero el argentino tuvo un protagonismo guadianesco y el español no se encontró cómodo en el partido hasta la recta final. La espesura avanzó sobre el parquet y las rachas retrataron la irregularidad de los contendientes.

Alcanzó España nueve de ventaja en la reanudación (37-46) pero, acto seguido y con el refuerzo de Vildoza, Argentina se puso por delante con un contundente 13-3 de parcial (50-49). Con Ricky aún atribulado, Pau Ribas se convirtió en el principal argumento del ataque de la selección española, mientras Scola iba dando lustre a su hoja de servicios para tapar los defectos de su equipo. Los 18 puntos y nueve rebotes del veterano pívot a esas alturas del encuentro colocaron a los de Sergio Hernández en ventaja ante la recta de meta (60-57, m. 31). Acto seguido empató Llull con un triple ante la defensa contemplativa de Deck y el duelo se encaminó al desenlace con tanta emoción como desatinos.

Un triple y un dos más uno de Ricky sirvieron a España para dar el estirón definitivo en los mejores minutos del conjunto de Scariolo (70-75, m. 38). Pero Rudy falló con el triple del descabello y Argentina se colocó de nuevo a uno. Volvió entonces Ricky con otro dos más uno y un triple más con los que refrendó su liderazgo. En total 25 puntos, 17 de ellos en el último cuarto, para apuntarse el sexto ensayo de España antes del Mundial. Mañana, ante Rusia, la última prueba.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: