Un niño de cuatro años murió en Olot este viernes en tragarse un globo cuando jugaba con sus hermanos. Según explica el diario El Punt Avui, el menor se atragantó sobre las 20.30 horas.

Fueron los hermanos del pequeño quienes avisaron a los padres que intentaron reanimar a su hijo. Al ver que tenía muchas dificultades para respirar decidieron trasladarlo rápidamente al Hospital de Olot para que los médicos pudieran sacar el globo.

El pequeño llegó en un estado muy debilitado y los especialistas del centro optaron por hacerle una traqueotomía, pero no se pudo hacer nada por salvar la vida del niño, que terminó muriendo en el hospital.





Este sábado se hizo la autopsia al pequeño y se confirmó que el globo fue la causa de la muerte de la criatura. Según relata el diario, el plástico quedó atrapado en la tráquea del menor, pero por debajo del punto donde los médicos le practiron la operación.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: