Peter Lindbergh posando junto a una de sus imágenes más míticas de las supermodelos de los 90.
Foto: Getty

Junto a una imagen del fotógrafo alemán que ilustra un estudio vacío, esta mañana la cuenta de Instagram de Peter Lindbergh (Polonia, 1944) anunciaba la noticia de su fallecimiento. A Lindbergh se le considera un mago del movimiento en la fotografía. Se le recuerda por ser el descubridor de las top models de los noventa, tras retratarlas a todas juntas en la portada del Vogue británico de 1990. “Tienes que intentar visualizar cómo será la década que viene, me dijo la directora, Liz Tilberis, y creí que nadie podría hacer aquello con una sola modelo”, contaba Lindbergh en The Guardian. Enamorado de la pintura de Van Gogh y escaparatista de profesión, no descubrió la fotografía hasta los treinta años. Pero su éxito fue fulgurante.

Entró a trabajar en la revista Stern junto a Helmut Newton o Guy Bourdin, pero pronto se desmarcó de ellos creando su propio discurso visual, más cerca de la fotografía documentalista que de las imágenes cargadas de artificio que imperaban en la moda de los años setenta y ochenta. Él fue el responsable de que la frescura, las caras lavadas y las poses naturales estuvieran por fin representadas.Lindbergh ha trabajado casi hasta el día de su fallecimiento. Suyas son las fotografías del número de septiembre del Vogue Británico, editado por Meghan Markle, y que gira en torno a los perfiles de distintas mujeres que están cambiando el mundo. A Lindbergh le sobreviven su mujer Petra y sus cuatro hijos.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: