El criminólogo Juan Ignacio Blanco ha muerto a los 63 años después de una larga enfermedad. Blanco se hizo famoso en los años noventa por su investigación y teorías conspiratorias sobre el triple crimen de Alcàsser de 1992, en el que fueron violadas y asesinadas tres  adolescentes, y su participación en el programa nocturno Esta noche cruzamos el Mississippi, presentado por Pepe Navarro. Blanco había vuelto a aparecer recientemente en la serie documental El caso Alcàsser, que Netflix estrenó el pasado 14 de junio.

El fallecimiento fue el miércoles 3 de julio y el velatorio tiene lugar este jueves 4 de julio en la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial, según ha podido confirmar EL PAÍS tras el anuncio hecho por su compañero Carlos G. Barrett en su página de Facebook.

Blanco inició su carrera en la publicación de sucesos El caso. También presentó varios espacios centrados en crónica negra en programas de radio en emisoras como Antena 3 Radio o Radio Voz. Tras los crímenes de Alcàsser, Blanco comenzó a aparecer en el programa de Telecinco junto a Fernando García, padre de MIrian. También lo hicieron en el espacio El juí d’Alcàsser, de Canal 9. En ambos expusieron la teoría de que los autores del crimen, Antonio Anglés y Miguel Ricart, fueron unos cabezas de turco y que se estaba encubriendo a importantes personalidades de la política y la sociedad española que formaban parte de una red de pederastas.

Blanco publicó un libro al respecto, pero tras la denuncia de los familiares de otra de las víctimas, este fue secuestrado por orden judicial. Desde entonces, fue procesado y condenado por injurias y calumnias a los responsables de la investigación del caso.

El estreno de la serie ha abierto el interés de nuevo por el caso, tanto en los medios dfe comunicación como en los espectadores. La semana pasada, una pareja que había visto el documental de la plataforma decidió acercarse a la zona de Gandía donde se encontraron enterrados los restos de Desirée, Mirian y Antonia y se pusieron a «escarbar», según relataron. Hallaron unos pequeños huesos que llevaron a la Guardia Civil, que investiga su origen tras confirmar que son humanos.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: