Cultura

Muere John G. Avildsen, el director de ‘Rocky’ y ‘Karate Kid’ | Cultura


El cineasta estadounidense John G. Avildsen, que ganó el Oscar a la mejor dirección por Rocky (1976), falleció este viernes a los 81 años, según informó su representante a diversos medios de comunicación. Anthony Avildsen, uno de sus hijos, confirmó que su padre había muerto por cáncer de páncreas en un hospital de Los Ángeles.

Avildsen, que en los setenta y ochenta fue uno de los cineastas más solicitados del cine comercial por su capacidad de contar con calidad y resultados positivos en taquilla historias de muy diversa índole, dirigió también títulos como Salvad al tigre (1973) -con la que Jack Lemmon ganó el Oscar a mejor actor principal-, Karate Kid (1984), La fórmula (1980) o La fuerza de uno (1992). Gracias a interpretaciones en sus películas, siete actores fueron candidatos al Oscar: Jack Lemmon, Jack Gilford, Burgess Meredith, Sylvester Stallone, Talia Shire, Pat Morita y Burt Young. De ellos solo Lemmon se lo llevó.

Además de su estatuilla por Rocky, Avildsen fue candidato en la categoría de corto documental en por su filme Traveling Hopefully (1982). Pero es la película escrita y protagonizada por Sylvester Stallone la que le dio mayores alegrías, a pesar de su complicado rodaje. Stallone escribió el guion para dirigirlo él, y solo logró protagonizarla, ya que los productores no querían dejarlo todo el proyecto en sus manos. Es curioso que un título así alcanzara la fama de la mano de Stallone, a quien nunca le había interesado el boxeo hasta que se encerró en su casa diez días, pintó de negro las ventanas para que no entrara luz y nada le distrajera, y escribió Rocky, y de Avildsen, que solo se sumó al proyecto al engancharse a la faceta urbano del personaje. Tras el choque de egos de aquel rodaje, Avildsen rechazó encabezar la segunda parte: con el tiempo se arrepintió y acabó volviendo a la saga con Rocky V (1990), donde actor y director se reconciliaron. Stallone, al conocer la muerte de Avildsen, hizo público un bello comunicado en el que se declaraba en absoluta deuda con el director e incidía en su corazón, “un gran corazón que hizo de Rocky lo que hoy es”. Avildsen sí dirigió las secuelas de la otra gran saga del cine de aquellos años de acción y entretenimiento que él inició, y su nombre lideró los créditos de Karate Kid II (1986) y Karate Kid III (1989). Era especialista en filmes en los que los desvalidos y perdedores alcanzaban el reconocimiento.

El realizador nació en 1935 en Oak Park (Illinois), un pueblo hoy parte de área metropolitana de Chicago, conocido por sus casas bajitas y ser la villa natal también de Ernest Hemingway y de Edgar Rice Burroughs, además del albergar el estudio y la casa del arquitecto Frank Lloyd Wright. Licenciado en la Hotchkiss School de Nueva York, Avildsen empezó como asistente de Arthur Penn y Otto Preminger. Al principio de su carrera se hizo cargo a la vez de la fotografía y de la dirección de sus películas, aparte de que también solía montar él sus filmes. Su tercer largometraje, Joe, un ciudadano americano (1970), protagonizado por Peter Boyle y Susan Sarandon, dejó clara su calidad, y el respeto lo alcanzó con Salvad al tigre (1973).

Además de por sus numerosas películas, entre las que le enorgullecía Escuela de rebeldes (1989), la única de su filmografía basada en un personaje real, un director de colegio, y protagonizada por Morgan Freeman, que este fin de semana ha cumplido 80 años, a Avildsen también se le recordará porque fue despedido en las preproducciones de Fiebre del sábado noche y de Serpico. Su último gran trabajo lo realizó en 1999 en Van Damme’s Inferno.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment