El legendario compositor y letrista de musicales Jerry Herman murió la noche de este jueves a los 88 años, según ha confirmado su ahijada Jane Dorian: «Fue el poeta galardonado de nuestro tiempo y nos dio tantas canciones extraordinarias. Tocó nuestros corazones y almas con su música y lo extrañaremos profundamente». El creador estadounidense, responsable de clásicos de Broadway como Hello, Dolly (1964) y Mame (1966), sintió dolencias en el pecho y a las horas de ser internado en el hospital falleció producto de complicaciones pulmonares, según dijo el publicista Harlan Boll a la radio NPR. El ganador de tres premios Tony -uno de ellos en reconocimiento a su larga trayectoria- vivía en Miami con su pareja, el agente inmobiliario Jerry Herman.

Herman nació en Nueva York en 1931, en el seno de una familia con inquietudes artísticas. Todos los veranos iba a un campamento organizado por sus padres, donde montabas producciones teatrales. Según narró en una entrevista, su vocación de compositor nació cuando lo llevaron a ver el musical Annie Get Your Gun de Irving Berlin. “Pensé: qué regalo le ha dado este hombre a un extraño. Quería dar ese regalo a otras personas. Esa fue mi gran inspiración aquella noche”. Con ese objetivo entró a estudiar teatro en la Universidad de Miami, donde produjo, escribió y dirigió un musical universitario llamado Sketchbook. Supuestamente presentarían tres funciones, pero el éxito fue de tal magnitud que terminaron presentándola 17 veces. Ese joven talento más tarde sería el autor de 10 espectáculos de Broadway y colaborador de muchos otros.

Después de graduarse de la Universidad de Miami, Herman regresó a Nueva York donde trabajó como pianista en un club de jazz. Hizo su debut en Broadway en 1960 escribiendo algunas de las canciones del espectáculo From A to Z (De la A a la Z). Un año después firmaría la partitura completa del musical Milk and Honey (Leche y miel) sobre la fundación del Estado de Israel que le valdría su primera nominación a un Tony. Hello, Dolly!, su obra más conocida, se estrenó en 1964 con Carol Channing como protagonista y se presentó 2.844 veces, convirtiéndose en el espectáculo más longevo de Broadway en su época. En 1969 se lanzó la adaptación cinematográfica de Gene Kelly.

El fervor por Herman se fue desvaneciendo mientras avanzaba la década de los sesenta. Las originales melodías que componía pasaron de moda y conoció el fracaso en reiteradas ocasiones. Pero no era su fin. En 1983 escribió el exitoso tema La Cage Aux Folles, que le valió un segundo premio Tony. Al poco de su resurgimiento, su pareja, el diseñador de 36 años Marty Finkelstein, murió de sida. Dos años después, en 1985, Herman fue diagnosticado con el virus del VIH y fue uno de los primeros en recibir un tratamiento experimental de la época. Durante su larga vida se dedicó a ayudar a recaudar fondos para la investigación del virus.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: