Gloria Vanderbilt, perteneciente a una de las más familias más poderosas de EE UU, además de actriz, escritora, icono de la moda y socialité, ha fallecido este lunes a los 95 años. La nieta de Cornelius Vanderbilt, el millonario que se encargó de extender el ferrocarril por todo EE UU, ha muerto en su casa rodeada de su familia y amigos. «Gloria Vanderbilt era una mujer extraordinaria que amaba la vida y la vivía en sus propios términos», ha dicho su hijo Anderson Cooper, el conocido presentador de la CNN, en un elogio que se ha emitido en la mañana de este lunes en el canal estadounidense. «Qué vida extraordinaria. Qué madre extraordinaria. Qué mujer increíble», ha añadido en su discurso.

El padre de Vanderbilt murió alcoholizado cuando ella era apenas un bebé y quedó a cargo de su madre, que frecuentaba la alta sociedad junto a su hermana gemela, amante del príncipe de Gales. Cuando cumplió los 10 años, su tía paterna, la fundadora del Museo Whitney de Nueva York, pidió su custodia en los tribunales, temerosa de lo que su excuñada estuviera haciendo con la fortuna de la pequeña. El caso fue seguido por la prensa y la sentencia solo permitía a la niña ver a su madre durante los veranos.

Gloria Vanderbilt, con su hijo Anderson Cooper. CORDON PRESS

Los gacetilleros vieron cómo esta joven artista se hacía un hueco en las fiestas de Hollywood y mantenía romances pasajeros con hombres mucho mayores que ella, como Howard Hughes y Errol Flynn. A los 17 años se casó con el agente de Hollywood Pat DiCicco y se divorciaron cuatro años después. En 1945, con 21, Vanderbilt se volvió a casar con el director de orquesta británico Leopold Stokowski, casi 40 años mayor que ella y con quien tuvo dos hijos: Stanley y Christopher. Se divorciaron 10 años después tras mantener un romance con Frank Sinatra. En 1956 se casó de nuevo con el director de cine Sidney Lumet, del que se divorció en 1963 y, solo cuatro meses después, se volvió a casar con el escritor Wyatt Cooper. Con él tuvo otros dos hijos: Carter y Anderson, el periodista estrella de la CNN. Wyatt Cooper falleció en 1978 durante una operación del corazón y Carter se suicidó con solo los 23 años escenario.

Como actriz interpretó entre otras obras El tiempo de tu vida en Broadway y en la televisión Playhouse 90, Studio One, Kraft Theatre, U.S. Steel Hour. Vanderbilt escribió varios libros, entre ellos la crónica de su vida amorosa de 2004 que revela nombres como Errol Flynn, con quien salió como adolescente; Frank Sinatra, por quien dejó a Stokowski; Marlon Brando y Howard Hughes. Su último libro lo publicó en 2009. Fue una nueva novela, Obsession: An Erotic Tale, una historia sobre la viuda de un arquitecto que descubre un alijo de las cartas de su marido que revelan su vida sexual secreta. En una entrevista con The New York Times, dijo que no estaba avergonzada por lo explícito de su nuevo libro: «No creo que la edad tenga nada que ver con lo que escribes. Lo único que me avergonzaría es escribir mal, y lo único que realmente me preocupaba eran mis hijos. Ya sabes cómo pueden ser los niños acerca de sus padres. Pero los míos son muy inteligentes y me apoyan «.

La socialité nunca interrumpió su relación más duradera, la que mantuvo con los medios, que fueron siguiendo todas las etapas en la vida de la “pobre niña rica”. Vanderbilt forjó su propia identidad a través de sus esfuerzos artísticos. Apareció en los escenarios y en la televisión en la década de 1950 y, a mediados de los setenta, lanzó una colección de vaqueros. Cada par llevaba bien visible un cisne y su propia rúbrica bordada. Hasta entonces, los tejanos habían sido una prenda utilitaria que a nadie se le había ocurrido promocionar como un objeto de lujo. Hacia finales de la década, se vendían unos 10 millones de jeans. La marca que comenzó con Gloria Vanderbilt Jeans se ramificó en otras prendas de vestir, perfumes y artículos para el hogar de gran éxito.

En los últimos años, Vanderbilt ganó atención por una razón diferente como ser la madre del periodista Cooper. Los dos aparecieron juntos en su programa de CNN, Anderson Live. «Mi madre ha vivido muchas vidas diferentes y ha habitado muchas pieles diferentes», ha dicho Anderson sobre su madre. «Ella tiene esta cara pública, pero la realidad de su vida es muy diferente».

Vanderbilt fue tan prolífica que hizo que la revista Life la denominara «una versión femenina del Hombre del Renacimiento» en 1968.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: