El jefe del Estado Mayor de Etiopía, el general Seare Mekonnen, ha muerto este domingo durante el intento golpista perpetrado en el estado de Amhara, en el norte del país, por el general disidente Asamnew Tsige, y en el que también ha muerto el presidente de la región, Ambachew Mekonnen, según ha confirmado la televisión estatal.

El general falleció por disparos efectuados por su guardaespaldas cuando coordinaba las operaciones para desarticular el golpe desde su domicilio de la capital, Adis Abeba, según ha informado a la radio pública estadounidense NPR una portavoz del primer ministro del país, Abiy Ahmed.

Se desconoce de momento el estado de un asesor del jefe del Estado Mayor, el también general Gezae Abera, antiguo jefe de la división logística del Ejército etíope y que resultó alcanzado por los disparos del guardaespaldas cuando intentaba desarticular el golpe junto a su superior.

Tanto el presidente del estado como uno de sus asesores, Ezez Wasé, fallecieron en el epicentro del golpe, la capital de Amhara, Bahir Dar. Allí, Ambachew había convocado una reunión con los principales líderes de la región para discutir precisamente cómo amonestar a Asamnew por reclutar en público a milicias para desarrollar planes expansionistas.

De momento se desconoce el paradero del general disidente, un individuo estrechamente vinculado con la historia reciente del estado, y que fue detenido una vez hace diez años por liderar un movimiento que pretendía anexionarse los estados de Tigrai — de donde precisamente procedían el jefe del Estado Mayor — Afar, Benishangul-Gumuz y partes de Eritrea. Una semana antes, Asamnew había consejado abiertamente a la población amhara que comenzara a armarse, según manifestó a través de un vídeo de Facebook.

Tras horas de escaramuzas y la breve intervención de las fuerzas aéreas etíopes, el Ejército etíope dio el intento por terminado, según confirmó a por la tarde del sábado el líder de las fuerzas especiales en Amhara, el general de brigada Tefera Mamo.

El movimiento de expansión del que Asamnew forma parte está relacionado con desavenencias históricas entre los estados vecinos alimentadas tras la llegada del reformista Abiy al poder. Amhara y Tigrai se acusan mutuamente de efectuar políticas de represión y genocidio y sus relaciones se han deteriorado todavía más en los últimos meses; una situación escondida entre recientes éxitos del primer ministro como la descongelación de las relaciones con Eritrea, explica el portal ‘Ethiopia Insight’.

En febrero de 2018 el ex primer ministro Hailemariam Desalegne concedió una amnistía a estos elementos en un intento de garantizar la paz y la estabilidad en Etiopía.

Entre los amnistiados se encontraba precisamente el general Asamnew, quien había declarado en numerosas ocasiones que «no cabía duda de que» partes del estado de Tigray pertenecían a Amhara «por derecho propio». Para proseguir con los intentos de estabilización, Tsige fue completamente restituido en su cargo por el actual mandatario del país. Desde entonces, los ministros de Abiy en Ahmara habían intentado contener los impulsos expansionistas de Tsige y sus seguidores, con poco éxito.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: