Cultura

Morrissey, Gorillaz, Molotov… Los siete imprescindibles del Vive Latino | Cultura


Hace algunas ediciones que el Vive Latino, el festival mexicano más antiguo, más masivo y más latinoamericano, empezó a equilibrar sus carteles, a mezclar a Los Fabulosos Cadillacs con Arcade Fire, a Café Tacuba con Fatboy Slim. “Seguimos teniendo un corazón de rock iberoamericano, pero sería un error no entender que en un festival de este tamaño no tienen cabida grandes bandas internacionales”, decía este jueves Jordi Puig, el director del evento, en el mastodóntico complejo deportivo que aguarda a 160.000 personas durante el fin de semana.

En su décima cita, gana terreno lo anglosajón, pero, como precisa Puig, “ahí están los dos headliners”: Molotov y Panteón Rococó, herederos de aquello que se llamó en los noventa rock en tu idioma. Estos son los siete nombres más destacados de esta ensalada festivalera:

Morrissey

El jueves por la mañana, el Divo de Manchester tuvo una improbable y bizarra aparición en playback para un programa de televisión mexicano de variedades. Quizá fuera su manera de tranquilizar a sus fans después de cancelar hace cuatro años su actuación en el mismo festival, su manera improbable y bizarra de decir: “esta vez no me rajo”. El proverbial universo autocondescendiente y violento del excantante de The Smiths tiene una legión de seguidores en México. Ayer soñé que alguien me amaba; o empecé algo que no pude terminar o no olvides las canciones / que te hicieron llorar / cuando yacías aterrado / en el suelo de la habitación / y decías: “ahógame mamá”. ¿Melancolía protoindie o dolor ranchero?

Molotov

Hace 20 años pusieron patas arriba los oídos en español (en México y más allá) con esa fusión de rap y rock pesado marca de la época y unas letras entre descaradas y machirulas. Han cambiado algunos nombres, pero muy poco el sonido y menos aún su pegada en su tierra. En septiembre reventaron el Palacio de los Deportes, más de 22.000 personas, en el aniversario de “¿Dónde jugarán las niñas?”

Gorillaz

Con disco nuevo tres siete años de silencio, son quizá la cita más esperada: las entradas del domingo, su día, se agotaron hace semanas, y la organización ha abierto una ventanilla extra durante estos días. Damon Albarn ha resucitado a su banda de dibujos animados y se ha vuelo a rodear de los mejor del panorama de la música negra: Vince Staples, Danny Brown, Kelela y Pusha T.

Panteón Rococó

Bandera del núcleo duro del festival, juegan en casa y volverán a arrasar. 20 años de vida y ocho visitas al Vive Latino, el trombón y el saxo retumbaran de nuevo en el escenario grande para conjurar fiesta y reivindicación social a ritmo de ska, punk, reggae, salsa y hasta mariachi.

Queens of the Stone Age

El rock desértico de los primeros años ha ido mutando durante su segunda década hacia atemperaciones más dulces e incluso más funkies. La elección del Mark Ronson –el hombre detrás de las máquinas de Amy Winehouse o Bruno Mars– como productor de su último disco, Villians, demuestra que Josh Homme es un hombre maduro y con confianza en el mojo de su banda.

Residente

Fijo en los Grammys Latinos antes y después de su escisión de Calle 13, René Pérez se dedicó el año pasado a viajar por el mundo –Siberia, China, Burquina Faso- y a explotar el viaje en su primer proyecto en solitario. Su Residente es un disco, un libro y un documental.

Noel Gallagher

Ocho años después de romper Oasis, el compositor de la mayoría de los grandes hits de aquella gloriosa revisión de las guitarras heroicas de The Who y los anzuelos pop de The Beatles, el mayor de los Gallagher montó sus High flying birds. Su talento le ha regalado algún número uno más en las listas británicas y para su tercer disco se ha aliado con el productor y dj David Holmes para revivir su amor por el ruidismo y la psicodelia.

 




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto