Aprende a Posicionar tu Sitio WEB

noa1

Necesitas Visibilidad En Tú Web

noa2
Portada

Mireia Boya deja el Secretariat Nacional de la CUP por una “agresión piscológica”

consultor seo


Mireia Boya deja el Secretariat Nacional de la CUP tras haber sufrido un “episodio de agresión psicológica continuada” por parte de un compañero, según ha detallado la exdiputada del Parlament en un comunicado este viernes; si bien asegura que no es “un adiós” a la primera línea política, sino un “hasta pronto”.

En una carta difundida en sus redes sociales, anuncia su dimisión del órgano de dirección de la formación anticapitalista y explica que sufrió este episodio durante el tiempo que fue diputada en la Cámara catalana y que le supuso “una gestión emocional complicada” que todavía sigue “abierta”. Ahora, en su labor en la ejecutiva de la CUP, debía coincidir con esa persona nuevamente, por lo que ha renunciado a formar parte.





Aunque ha evitado identificar a esa persona para que la gente no se centre en el “quién” sino en el “qué”, Boya ha asegurado ante la rumorología que no se trataba de un miembro de la actual dirección del partido ni de ningún diputado; y que se refería a un “militante” con quien “ha compartido “tareas derivadas de su cargo”. “Hacer público el nombre de la persona agresora es una decisión que corresponde exclusivamente a la persona agredida”, apunta la CUP al respecto.

El Secretariat Nacional de la CUP, por su parte, ha lamentado la dimisión de Boya “y las causas que la han motivado” en un comunicado posterior. Asimismo,“reitera su compromiso de seguir trabajando para garantizar espacios seguros y libres de violencias”.

“Las violencias machistas tienen un abanico infinito de formas, expresiones y manifiestaciones. Por ello hay que ser muy cuidadoso a la hora de clasificarlas y abordar estas situaciones y los contextos en que se dan”, señala la organización. Con todo, ha matizado que “en el caso concreto de la violencia psicológica es a menudo un tipo de violencia difícil de percibir y tiene sus propios procesos de abordaje, que dependen de las personas implicadas y que tiene una complejidad muy grande”.






Visibilizar la propia vulnerabilidad es también una apuesta para cambiarlo todo”



En el escrito dirigido a sus compañeros de militancia, Boya asegura que el episodio le provocó “problemas de salud” que “ha escondido bajo un caparazón fabricado a medida”. Ahora, cuando ha vuelto a coincidir con esa persona en sus tareas como miembro del Secretariat, decide marcharse para cuidarse, siguiendo “la máxima feminista que proclama que lo personal es político”. “Me voy de la política nacional para coger aire y fuerzas, recordando la importancia del cuidémonos”, explica.

“Visibilizar la propia vulnerabilidad es también una apuesta para cambiarlo todo, desde la sororidad y las redes de cuidado y apoyo que, por suerte, he encontrado fuera en estos últimos meses”, valora Boya. “Con el recuerdo de aquellos comportamientos agresivos y roles de poder, aunque he pedido evitarlo, he visto con tristeza como las organizaciones tendemos a dar la vuelta a las prioridades, a olvidarlas y a hacer periférico aquello que realmente importa”, afirma.


La CUP se compromete “a la construcción de una organización que sea un espacio de participación segura para las mujeres y para todas las personas”

“Necesitamos seguir aprendiendo de las carencias y contradicciones que todavía tenemos como organización feminista ya que lamentablemente, no podemos dejar de reconocer que no somos impermeables a un sistema patriarcal que atraviesa nuestras vidas y nuestras prácticas militantes”, apuntaba la CUP en su comunicado.





“En la CUP no somos diferentes a otras formaciones que también sufren y ejercen, conscientemente o no, violencias machistas en su seno, pero miramos de afrontarlas y hacerlo pasa, de entrada, por el reconocimiento”, añade el comunicado, en el que se desvela que se está ultimando un protocolo ante agresiones machistas que ahora se debate en asambleas locales y que está en fase de enmiendas.


El protocolo Interno de la CUP ante la violencia machista

Dicho protocolo emana de la primera asamblea de mujeres que celebró la CUP el año pasado y se ha elaborado a través de un proceso participativo que empezó en agosto, según apuntó el diario Ara a principios de este mes con motivo del Día Internacional de la Mujer. En él se contempla “la reparación del daño” y “no responde a lógicas punitivas”, apunta el partido.

Como medida de respuesta plantea excluir a agresores de espacios compartidos con sus víctimas, obligarlos a hacer formación y en los casos más graves la suspensión de militancia temporal y la exclusión de listas electorales, de cargos públicos y orgánicos que ocupen o la expulsión definitiva de la CUP, según explicaron sus impulsoras al rotativo catalán y ha detallado la CUP este viernes a raíz del caso de Boya.





La denuncia de Boya será abordada por la comisión feminista de la CUP, que ha gestionado otros casos en el último año y medio. La formación adaptará una medida una vez se haya consensuado con Boya y se le comunicará sólo a las personas implicadas. El partido mantiene su compromiso para seguir trabajando en “la construcción de una organización que sea un espacio de participación segura para las mujeres y para todas las personas”. No obstante, aboga por garantizar la “confidencialidad” y la “proporcionalidad” en estos procesos y los derechos de las partes implicadas haciendo uso de la “objetividad”.

Boya, tras liderar la lista de la CUP por Lleida en las últimas elecciones autonómicas y no obtener escaño, presentó candidatura individual al órgano de gobierno de la formación anticapitalista en febrero del año pasado y fue la más votada de los cuatro elegidos en ese apartado. El Secretariat lo forman 15 personas, 11 de las listas y cuatro de candidaturas individuales.





En la causa penal del procés, a Boya se le ha procesado por un delito de desobediencia, por lo que será juzgada en el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) junto a otros exdiputados.








Fuente: LA Vanguardia