Los ciclistas españoles Mikel Landa y Enric Mas han aprovechado la última jornada alpina del Tour de Francia para seguir escalando en la clasificación general y ya son quinto y sexto respectivamente cuando tan solo quedan tres etapas para que finalice esta edición 2020 de la ronda gala.

Especialmente activo se ha mostrado el corredor alavés, quien, si ayer mandó a su equipo a trabajar toda la etapa para un ataque final para el que no tuvo fuerzas, este jueves ha utilizado otra táctica, la de dejar hacer a sus rivales y buscar un cambio de ritmo en primera persona habiendo mandado a dos compañeros suyos (Pello Bilbao y Damiano Caruso) por delante.

Le salió mejor porque su movimiento acabó sepultando a Rigoberto Urán y Adam Yates, que estaban por delante de él. Incluso pudo ser algo mejor, porque un pinchazo del australiano Richie Porte estuvo a punto de reportarle una posición más, pero los gregarios del líder Wout Van Aert y Tom Dumoulin, interesados también en entrar en el grupo principal, le echaron un cable.

La etapa tuvo momentos de mucha emoción, especialmente en los instantes iniciales y en los finales. La salida fue trepidante, con muchos corredores buscando filtrarse en la escapada y con ciclistas de los principales equipos de la general intentando meter hombres delante.

Etapa para Kwiatkowski

Triunfó el conjunto Ineos con un recital fabuloso de Richard Carapaz -tres días consecutivos escapado- y Michal Kwiatkowski, que entraron de la mano con el polaco como ganador de la etapa y el ecuatoriano sellando su victoria en la general de la montaña. La mejor manera de olvidar el fiasco de ganar un nuevo Tour de Francia con un Bernal renqueante y sin fuerzas.

Mientras Kwiatkowski y Carapaz se quedaban solos por delante, Mikel Landa lanzaba su ofensiva por detrás. Se marchó y subió prácticamente todo el durísimo Plateau de Glières en solitario hasta que en los metros finales el duro ritmo de Sepp Kuss, Primoz Roglic y compañía servía para darle caza. En ese momento, entre los mejores seguía un Enric Mas al que el Tour parece habérsele hecho corto. Ha terminado en plena forma.

Sale de los Alpes Roglic como sólido líder y con un minuto de ventaja sobre su compatriota esloveno Tadej Pogacar, mientras que el podio lo cierra a día de hoy el colombiano Miguel Ángel López con Richie Porte en cuarta posición. Todos ellos, junto a los españoles, se terminarán de jugar los puestos de honor el próximo sábado en una contrarreloj tramposa con final en la Planche de Belles Filles, un durísimo puerto de primera que obligará a todos a un último gran esfuerza antes del homenaje final en los Campos Eliseos, en París.

Practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: