Cultura

Miguel Poveda: “No es normal que Lorca esté en una cuneta y Queipo de Llano enterrado en la Macarena” | Cultura


Cuando Miguel Poveda conoció a Ian Gibson después de un concierto suyo, andaba el hombre muy nervioso. Había cantado una copla en honor a Federico. El hispanista se acercó a él y le dijo: “Veo que tú también andas enlorquecido”. El término le impactó. Tanto que acaba de publicar su nuevo disco con ese título de homenaje al poeta granadino. Un canto de verdad mestiza, rabia y esperanza dirigido al esternón de su memoria viva. Con una selección compleja y arriesgada de sus textos más oscuros. Esos clamorosos abismos de silencio sublimados en grito poético. “Viajé a su mundo a ver qué ocurría, sin pretensiones, ni la certeza de lograrlo. Pero me quedé atrapado en él, lo siento muy mío”, afirma el cantaor.

Para certificar el compromiso, Poveda fue más allá. Compuso todas las canciones. “Es la primera vez que lo hago”, afirma el músico nacido en Barcelona hace 45 años. “Quería cantarlo más de lo que lo cantaba. Ha ocurrido cuando tenía que ocurrir, no ha sido nada premeditado. Todo viene de leerlo, de estar en contacto permanente con él como mi poeta favorito. Interpreto a muchos y siempre vuelvo a su lado. Fui tomando notas, acercándome más y más, hasta decir: subo la montaña, este Everest. Y un día pasé del lo voy a intentar al lo voy a conseguir”.

Pero a ese salto le puso red. La de Joan Albert Amargós y Jesús Guerrero, entre otros, autores de casi todos los arreglos. El director de orquesta y compositor catalán, sobre todo, lo guió de manera propicia. Desde la esencia flamenca pero también caribeña que coloca al Son de negros en Cuba, junto a Alain Pérez, los músicos que colaboran en Enlorquecido buscaron fusiones coherentes y audaces en concordancia con el estilo Poveda: “Esta vez, ecos de rock sinfónico se nos han colado por ahí. Música que yo llamo de mi padre, grupos como Supertrump, Pink Floyd o Alan Parsons”.

Funcionan en temas como No me encontraron, fragmento de Fábula y rueda de tres amigos o en el Grito hacia Roma desde la torre del Chrysler Building. En ellos se encierra el poderío de su audacia a la hora de elegir. Referencias previas y contundentes como el Omega, de Enrique Morente, obligaban a mirar alto. No ha escogido Poveda temas fáciles. Al disco lo tiñen esos nubarrones preñados de tormenta y los más negros presentimientos lorquianos. El pavor a la muerte y ese sermón contemporáneo en la montaña metálica de Nueva York, que es un clamor contra la injusticia y la desigualdad en la tinta de un Cristo contemporáneo. “Le añadí un coro de niños refugiados, porque no hay nada que resulte más convincente para la denuncia que quienes han sufrido esos males en propia carne”.

Yo lo había escuchado antes de leerlo en boca de Morente, Camarón y Carmen Linares. Pero cuando me encuentro con el Soneto de la dulce queja, me agarró fuerte

De Poeta a Nueva York –al que pertenecen los dos textos que abren el disco, así como la Oda a Walt Whitman– a los Sonetos del amor oscuro. Ahí comenzó la indagación de Poveda en Lorca. “Yo lo había escuchado antes de leerlo en boca de Morente, Camarón y Carmen Linares. Pero cuando me encuentro con el Soneto de la dulce queja, me agarró fuerte. Yo pasaba por una situación parecida a mis 25 años. Qué manera de describir lo que siento, me dije”. De dicho cuaderno, con su intimidad homosexual encarcelada, publicados al completo en 1981, Poveda ha escogido ¡Ay voz secreta del amor oscuro! y El amor duerme en el pecho del poeta.

Pero sorprenden aún más otras opciones. Como la insólita y brillante carta que le envía a Regino Sainz de la Maza. Poveda no ha podido resistir el impulso de hacerla canción. Un texto así, lo merecía “Había mil Federicos Garcías Lorcas tendidos para siempre en el desván del tiempo y en el almacén del porvenir, contemplé otros mil Federicos Garcías Lorcas muy planchaditos, esperando que los llenasen de gas para volar sin dirección. Fue en ese momento, un momento terrible de miedo. Mi mamá, doña muerte, me había dado la llave del tiempo y por un instante lo comprendí todo. Yo vivo de prestado. Lo que tengo dentro no es mío, veremos a ver si nazco”. Ponle música y voz a eso… A tamaña sensación de desubicado desamparo, de desarraigo frente al mundo, de extrañeza.

El genio lorquiano no solo salía de paseo impreso o representado en teatro. Quedaba patente en su idea de la amistad, en su día a día. En ese fatalismo trufado de alegría cósmica: “En el arte de llegar a una casa y hacerse dueño de la situación. Por eso generaba tanta envidia, por el carisma que tenía. Era un líder natural, sin buscarlo”, afirma Poveda.

Como no buscó jamás la muerte, aunque sí la olfateara de manera constante, consciente e inconsciente. ¿Presentiría también el desamparo de seguir en una fosa con la que nadie da? “No me parece normal que Lorca esté en una cuneta y Queipo de Llano enterrado en basílica de La Macarena…”, comenta Poveda. “Pero no lo digo sólo por él. Me refiero a tantos otros que cuando pasen las generaciones que los reclaman hoy, se quedarán ahí, en el olvido”.

Al artista le encantaría que reposara dignamente en un lugar debidamente señalado. “Un sitio donde llevarle flores. A estas alturas, Federico nos pertenece a todos. Es patrimonio del universo. El amor que yo siento por él, no es menor del que pueda tener ningún familiar”.

Federico en los flamencos de hoy

Un nexo lorquiano une a varias generaciones de flamencos. Al menos desde que junto a Manuel de Falla, el poeta impulsara en Granada hacia 1922 el primer concurso de cante jondo y lo arrancara del submundo para colocarlo en su más digna palestra internacional. A lo largo de décadas y generaciones, Federico ha volado en las gargantas de los más grandes. Pero tal como Camarón y Morente lo engrandecieron en los ochenta, la generación de Poveda lo ha reclamado también como suyo para el siglo XXI, igual que ha hecho Arcángel, por ejemplo, que participó en la adaptación a ópera de El público, compuesta por Mauricio Sotelo. Y las que vienen por detrás también, con el referente de la gran Rocío Márquez. Con Enlorquecido, Poveda no sólo regenera el legado del poeta. Lo coloca en su justo término para las nuevas generaciones: “Para que mi hijo Ángel, en el futuro, lo conozca y que tanto a él como a los de su edad ahora, les abra la puerta a su mundo. Lorca es un consuelo y merece que en mitad de esta fealdad y este desastre, su voz no muera”. Pero no será el único de la antología vital con la que Poveda desea continuar explorando la poesía en el cante. Ya demostró arrojo y valentía adaptando a Jaime Gil de Biedma. Otra cuenta pendiente en su caso es Luis Cernuda: “Me falta en la lista. No sé por qué no ha llegado todavía. Ahora que he estado más en contacto con él por medio de Federico, como me ha pasado con Vicente Aleixandre, Emilio Prados o Dámaso Alonso, lo voy a intentar”.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment