Karra Elejalde y Alejandro Amenábar, en el rodaje de ‘Mientras dure la guerra’. En el vídeo, tráiler del fime.

Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, la crónica de los últimos meses de vida de Miguel de Unamuno, que coincidieron con el inicio de la Guerra Civil, arranca la carrera hacia los premios Goya con 17 nominaciones, una más que Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, la otra gran favorita para la 34ª edición, que se celebrará en Málaga el próximo sábado 25 de enero. El drama, con el que Antonio Banderas ganó el premio a mejor actor en el festival de Cannes, ha sumado 16 candidaturas, según han leído esta mañana en la Academia de Cine los actores Elena Anaya y Miguel Herrán. La tercera cinta más nominada ha sido La trinchera infinita, de Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga, el drama de un topo que permaneció escondido durante 33 años huyendo de la ira del franquismo, con 15 selecciones.

A estos filmes les acompaña en el quinteto a mejor película Lo que arde, de Oliver Laxe, premio del Jurado de la sección Una cierta mirada de Cannes, y que hereda el espacio que el año pasado ocupó Entre dos aguas, de Isaki Lacuesta, como representante del cine de autor más radical, e Intemperie, de Benito Zambrano. En mejor dirección se repiten los nombres: Pedro Almodóvar, el trío Arregi, Goenaga y Garaño, Alejandro Amenábar y Oliver Laxe. Queda fuera Zambrano. Además de a mejor película y dirección, Lo que arde ha obtenido otras dos candidaturas: para Benedicta Sánchez, de 84 años, a actriz revelación, y a la mejor fotografía. Intemperie, de Benito Zambran, ha obtenido cinco candidaturas, y cuatro Buñuel en el laberinto de las tortugas, las ya mencionadas de Lo que arde y Ventajas de viajar en tren, de Galder Gaztelu-Urrutia.

En el apartado a mejor actor, el cabezón se lo disputarán Antonio Banderas, por Dolor y gloria (un trabajo que le consagró en el pasado Festival de Cannes), Antonio de la Torre, por La trinchera infinita; Karra Elejalde, por Mientras dure la guerra, y Luis Tosar, por Quien a hierro mata. Banderas es el favorito por diversas razones: además de ganar en Cannes, es malagueño (también De la Torre), y solo tiene el Goya de Honor. Ha sido cuatro veces candidato como actor y otra como productor del filme de animación Justin y la espada del valor, puede que haya llegado su hora con su construcción de un Almodóvar que no es Almodóvar. Sus compañeros de candidatura lo han obtenido como poco dos veces. En mejor actriz, compiten Marta Nieto, por Madre; Belén Cuesta, por La trinchera infinita; Greta Fernández, por La hija de un ladrón, y Penélope Cruz, por Dolor y gloria.

Tráiler de ‘La trinchera infinita’, de Jon Garaño, José María Goenaga, Aitor Arregi

Una de las estatuillas -de las 28 que se entregan por votación, porque además está el Goya de honor- que parece que ya tiene ganador es la de mejor largometraje de animación, para Buñuel en el laberinto de las tortugas, de Salvador Simó, que compite contra Klaus, de Sergio Pablos, y Elcano y Magallanes (la primera vuelta al mundo), de Ángel Alonso. Son las tres únicas películas que se presentaban. En el caso de Buñuel… se ha convertido en la película de animación con más candidaturas en la historia de los Goya, con cuatro: además de largo de animación, dirección novel para Simó, guion adaptado y música original. La cinta adapta el cómic del dibujante Fermín Solís, que realiza una recreación de la filmación del documental de Luis Buñuel sobre la comarca extremeña de Las Hurdes.

En la entrega de los Goya, que se realizará en el pabellón malagueño José María Martín Carpena el 25 de enero, donde repetirán Sílvia Abril y Andreu Buenafuente como presentadores, tras el buen sabor de boca que dejaron en la pasada edición de Sevilla, se honrará a Pepa Flores, Marisol, otra malagueña de pro, con el galardón de honor. El próximo 16 de diciembre se celebrará la Fiesta de los nominados, a la que acudirán los elegidos hoy entre de 146 películas estrenadas en España entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019. De estas 146 producciones, 88 eran de ficción, 55 documentales y 3 de animación. También habían concurrido en esta edición 53 filmes europeos, 15 títulos iberoamericanos y 35 cortometrajes (15 de ficción, 10 documentales y 10 de animación).

Tráiler de ‘Dolor y gloria’, de Pedro Almodóvar,

Presencias en la Academia

Los primeros en aparecer en la Academia de Cine fueron Pedro y Agustín Almodóvar. El director acababa de llegar de Londres, ya que está de promoción para diversos premios. «Es un esfuerzo que merece la pena». Sobre las 16 candidaturas, Almodóvar celebró que haya llegado a gran parte de su equipo técnico: «Es la primera vez que trabajo con la montadora Teresa Font, y quería que se reconociera su labor. También que estén Asier Etxeandia y Leonardo Sbaraglia en secundarios»: De sus actores ha logrado que estén tanto ellos como Banderas (actor protagonista), Julieta Serrano (actriz secundara), Penélope Cruz (actriz protagonista) y César Vicente (actor revelación). «Es un milagro que exista el cine español, y hay bastantes películas que justifican esta temporada. Espero que con el nuevo Gobierno el cine entre en la agenda. Que se incorpore la cultura a las preocupaciones del nuevo Gobierno. También que la gente nos entienda, que desaparezca el comentario de taxista sobre lo que nos llevamos crudo de las subvenciones, porque no es así. Leí hace poco un reportaje sobre la precariedad de los intérpretes, y espero que la gente sepa que efectivamente es así». Y sobre el futuro de la industria, asegura: «No podemos seguir filmando óperas primas de manera tan precaria». Y sobre el cariño que siente del público, que agradeció, Pedro Almodóvar explicó: «Nada de la película me es ajeno, pero yo noy ese. Porque hay mucha ficción, aunque es cierto, hata mi hermana llama mamá a Julieta Serrano». Antes de irse, insistió: «Julieta le da grandeza a la película. Espero que se lo lleve».

Tráiler de ‘Lo que arde’, de Oliver Laxe.

Alejandro Amenábar (candidato en dirección, guion y música) y el productor Fernando Bovaira celebraron las 17 nominaciones de Mientras dure la guerra. A Amenábar no le ha llamado tanto la atención de la Academia, que también ha agradecido, como el tirón en taquilla. «Siento alivio y orgullo, por qué no, porque nos ha costado mucho levantarla. Fernando se empeñó en sacarla adelante. Y ahora cuando ves esa conexión con la gente sientes orgullo como cineasta. Son unos Reyes adelantados». Bovaira añadió: «Lleva 1.850.000 espactadores, con 10,6 millones de euros en recaudación. Se está vendiendo fuera a distribuidores independientes, y todo estas candidaturas nos ayudan a fortalecer esas ventas». Sobre la cosecha de este año de buen cine, el director explicó: «Cuantas más películas buenas, mejor. Y desde luego, es un orgullo estar con compañeros como Almodóvar en estos Goya». Sobre la actualidad política, Amenábar apuntó: «La presencia de Franco en el Valle de los Caídos era una anomalía en un estado democrático europeo. La exhumación ha sido una coincidencia en el tiempo, porque en nuestras intenciones esta película se hubiera estrenado años antes. Y lo que me parece es que cuando parecía que Ciudadanos iba a traer aire fresco a la política española, al final ha abierto la puerta a Vox».

Belén Cuesta ha sido la cara conocida que ha representado las 15 nominaciones de La trinchera infinita: “Agradezco que la película haya sido valorada en tantas categorías. Ha sido muy compleja de rodar, con un equipo mitad del norte y mitad del sur”. Y sobre su candidatura a mejor actriz, explicó: “Me siento emocionada porque se reconozca mi trabajo en un drama”.

Koldo Zuazua, productor de Lo que arde, celebró las cuatro candidaturas del drama de Laxe: «Ya es habitual que este tipo de cine logre entrar en las candidaturas». El filme ha participado en más de 80 festivales, tras empezar su carrera en Cannes. «Es la película que más he viajado de las que he producido, y ya se han vendido a casi todo el mundo», subrayaba Zuazua.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: