“No volveré a viajar con el Barça. No vale la pena. Fui a Lyon con mi tía, que ya tiene una edad, y mi prima y acabamos pasando miedo. Fue horrible”. Quien así se expresa es un socio azulgrana desplazado a Lyon el martes que prefiere no dar su identidad. Su testimonio sin embargo coincide con el de otros seguidores, y durante las últimas horas circulan vídeos en las redes sociales que corroboran la presencia de radicales. Una cincuentena de Boixos Nois, identificados así por sus consignas, su vestimenta y porque pegaron adhesivos con el nombre de su grupo en muchos rincones del estadio, amenazó, insultó e intimidó al resto de aficionados azulgrana durante y después del partido de ida de octavos de final de la Champions.






No volveré a viajar con el Barça, hemos pasado miedo”


El mal rato, descrito por varios socios a este diario, empezó en el momento de acceder al estadio, donde los radicales trataban de saltarse la cola al grito de “nosotros somos vip”. Ya en el estadio, varios seguidores no pudieron sentarse en el asiento que les correspondía (la entrada era nominal y numerada) debido a la proximidad con este grupo, cuyos miembros encendieron bengalas durante el partido, una acción expresamente prohibida por la UEFA y que ha quedado acreditada fotográficamente con imágenes como la que ilustra este artículo.

La tensión fue in crescendo hasta acabar en algún conato de pelea entre barcelonistas, con una sensación de peligro incrementada por el ‘efecto jaula’, ya que los 1.200 aficionados procedentes de Barcelona ocupaban una grada delimitada en la que había miembros privados de seguridad pero no policía francesa. Según varios testimonios los Boixos Nois, que llevaban banderas españolas, profirieron gritos (“Laporta muérete” fue uno de los más repetidos) y respondieron con amenazas a los seguidores que coreaban el tradicional “Visca el Barça, visca Catalunya”.


Tensión

Se encendieron bengalas y hubo algún conato de pelea

Teniendo en cuenta que el viaje a Lyon en autocar fue organizado por el club, y que las entradas solo se entregaban tras comprobar individualmente el DNI, muchos socios que vivieron el desplazamiento a Francia como una pesadilla se preguntan cómo fueron a parar tantas localidades a manos de radicales y si viajaron en autocares facilitados por la entidad azulgrana. También se preguntan cómo pudieron entrar bengalas e incluso tambores al estadio cuando los registros para acceder a la grada eran tremendamente exhaustivos.





El FC Barcelona, ante los testimonios de seguidores indignados a lo largo de las últimas horas, ha emitido un comunicado en el que asegura que, alertado por la presencia de ultras en la ciudad, pidió a la policia de Lyon que no les dejara acceder al estadio, cosa que no sucedió. En ese mismo comunicado se afirma que los radicales no viajaron bajo el cobijo del club y que si lograron las entradas fue por culpa del Lyon y de la policía, que así lo decidieron. “El FC Barcelona trasladará de forma inmediata un queja formal ante la UEFA”, se dice en la nota.


Comunicado del Barça

El FC Barcelona hace responsable de la entrada de ultras al estadio a la policía de Lyon y al club francés





Por su parte Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona, ha instado a la directiva actual a tomar medidas inmediatamente: “He recibido llamadas de aficionados y amigos que fueron a Lyon y se sorprendieron de cómo llegaron estos aficionados, cómo recibieron las entradas, cómo entraron y cómo amedrentaron al resto de seguidores del Barça. Deberíamos preguntar al club por qué pasa esto. Se ve que llegaron en autobuses organizados por el propio club. Creo que es muy grave y muy triste”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: