Michael Bonney, un icono del ciclismo inglés y ex miembro del equipo Orange Bikes, sufrió un grave accidente en el año 2013 que le produjo severas e irreversibles lesiones en la médula espinal motivo por el cual quedó tetrapléjico. Tras seis años postrado en una silla y dependiente de una máquina para poder respirar, Michael ha decidido poner voluntariamente fin a su vida.

Para comunicar dicha decisión ha publicado sus motivos en una sincera y emotiva publicación en la red social Facebook. En dicha publicación, el ex ciclista explica como le resultaba insoportable “vivir sin sensación física mucho, mucho más difícil que vivir sin movimiento”. Relata igualmente como su estado físico se iba deteriorando progresivamente haciendo su vida más incómoda y dolorosa. Preocupado especialmente por la carga que su enfermedad suponía para su esposa Linzi y ante la escasez de personal sanitario de apoyo para los cuidados que su enfermedad requiería a diario, Michael decidió desconectar voluntariamente la máquina de respiración asistida que le mantenía con vida. “Estoy cansado de depender de los demás, odio por lo que tengo que pasar todos los días, paso la mayor parte del día con los ojos cerrados tratando de fingir que estoy en otro lugar”

Entre sus últimas voluntades pidió que su funeral fuera una celebración de su vida, sin que aquellos que le conocieron vistieran de luto: “Sin luto, estoy tomando una decisión que es lo mejor para mí y para Linzi y no me arrepiento”




Fuente:La razón

A %d blogueros les gusta esto: