El argentino Lionel Messi, capitán del Barcelona, deberá esperar a otra oportunidad para marcar el gol número 700 de su carrera, una cifra estratosférica de la que está a solo un tanto, después de que su equipo empatara a cero esta noche frente al Sevilla en un vacío Ramón Sánchez Pizjuán.

El astro argentino estuvo acompañado en el ataque azulgrana por el uruguayo Luis Suárez, que volvió a la titularidad cinco meses después de su lesión en la rodilla derecha, aunque ya reapareció en Mallorca y ante el Leganés en los dos primeros choques tras el regreso de LaLiga, y por el danés Marc Braithwaite, al ser suplente el francés Antoine Griezmann.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: