La canciller alemana, Angela Merkel, este jueves en Berlín. En vídeo, las dos ocasiones en las que Merkel ha sufrido temblores este mes en actos públicos. FOTO: AP | VÍDEO: REUTERS-QUALITY

La canciller alemana, Angela Merkel, ha vuelto a sufrir temblores este jueves, a primera hora de la mañana, durante un acto oficial en Berlín. El cuerpo de Merkel empezó a temblar en el acto de despedida de la ministra de Justicia y la bienvenida a su sucesora en el palacio presidencial, situado en la capital alemana. Es la segunda vez en poco más de una semana que la canciller sufre convulsiones visibles, lo que ha despertado interrogantes en la prensa mundial sobre su estado de salud. Tras el episodio, Merkel ha continuado con su agenda, incluido el viaja a Japón para asistir a la cumbre del G20.

En las imágenes publicadas por las ediciones digitales de diarios alemanes, se puede ver a Merkel temblando durante casi dos minutos, mientras el presidente alemán, Frank Walter Steinmeier, pronuncia unas palabras. Merkel se sujeta los brazos para mitigar el temblor. Se ve también cómo le ofrecen un vaso de agua a la canciller y cómo lo rechaza. El portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, ha asegurado a los medios alemanes que no habrá cambios en la agenda de la mandataria. «La canciller está bien. Todo sigue como estaba previsto», ha dicho Seibert.

En las imágenes posteriores tomadas a media mañana en el Bundestag, se vio a la canciller sonriente y relajada. Y pasada la una de la tarde, el avión de la canciller despegaba con Merkel a bordo rumbo a Osaka. El domingo, la canciller tiene previsto acudir en Bruselas a una cumbre crucial para el reparto de puestos en la UE tras las elecciones europeas.

La canciller alemana, Angela Merkel, sufre un episodio de espasmos durante la visita del presidente ucranio el pasado 18 de junio. REUTERS

Hace apenas nueve días, la canciller alemana, quien el próximo 17 de julio cumplirá 65 años, sufrió el mismo problema durante la visita del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, a la cancillería. En aquella ocasión, Merkel aseguró que tras beber tres vasos de agua volvió a encontrarse bien. La líder alemana atribuyó así a un supuesto problema de deshidratación las convulsiones. Berlín se encuentra como otras capitales europeas bajo los efectos de una ola de calor. El acto de este jueves se celebró sin embargo en el interior del palacio presidencial, mientras que el de Zelenski tuvo lugar en el patio de la cancillería. Los temblores de la líder alemana ya se habían vuelto visibles en 2017, durante un encuentro con el entonces presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Merkel, a la que no se le conoce ninguna enfermedad grave y que es aficionada al senderismo, llegó al poder en 2005 y fue reelegida para un cuarto mandato tras las elecciones generales del pasado 2017. La canciller anunció el pasado octubre que este será su último mandato.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: