Mérida ha abierto su conservatorio a las personas con discapacidad a través de «Neuroredes», un innovador proyecto en estimulación neuronal, que pone de manifiesto el poder rehabilitador de la música y sus beneficios en las habilidades neuropsicológicas del ser humano.

La responsable de esta iniciativa es la profesora de piano, máster en Musicoterapia y en Neuropsicología, Silvia Núñez, quien patentó hace diez años la metodología SINUDI por la que mediante el sonido y el ritmo, «las secuencias sonoras ordenadas», se actúa sobre el córtex cerebral para «mejorar la atención sostenida, la memoria y sus funciones ejecutivas».




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: