Tras el cambio de su política de proveedores con el objetivo de firmar acuerdos a largo plazo por producto y no por categoría, Mercadona está en proceso de ajustar su red en Catalunya. Si hasta el 2017 el grupo valenciano de distribución contaba con 15 interproveedores catalanes, algunos en exclusiva, ahora su red se ha extendido hasta contar con un total de 126 proveedores. Muchos de ellos ya vendían parte de sus productos a Mercadona, pero con la nueva política están ganando peso y volumen de ventas.

La exclusividad del interproveedor
tradicional ha dado paso a la especialización y ahora el grupo valenciano valora que sus nuevos proveedores tengan más presencia en el mercado aparte de sus lineales, según su nueva política. Es el caso de Forn de Can Coll, que elabora cocas de Sant Joan y cocas de piñones y que es el obrador de la cadena de panaderías Can Rossell, que cuenta con una decena de establecimientos en el Baix Llobregat. El modelo se replica en otras empresas similares, como Horno Belcan (Barcelona), Productes Artesanals Melendres (Lleida), La Fleca de l’Empordà (Palamós) o Pastisfred (Mont-blanc), que conviven con Euro-pastry (Tarragona), proveedor de masa fresca que ahora se concentra en la producción de croissant de mantequilla.






El interproveedor Cunicarn ha vendido las plantas al no poder asumir la caída de producción

El cambio de política significa mayor competencia para la mayoría de interproveedores. Por ejemplo, para Casa Tarradellas, fabricante de pizzas Hacendado que también tiene su propia marca, supone que se incorporan nuevos proveedores de pizza, como el fabricante austriaco Freibergert, que ha desarrollado una nueva variedad de pizza con el borde relleno de frankfurt.

Para otros proveedores, en cambio, el cambio de política ha supuesto el cese del negocio. El hasta ahora interproveedor de carne de conejo Cunicarn, que vendía en exclusiva a Mercadona, que se ha visto obligado a vender sus fábricas. El productor catalán, propiedad de la familia Calbet, que durante 25 años vendió en exclusiva para la cadena valenciana, valoró que no podía hacer frente a una caída de la producción ya que no tenía más presencia en el mercado y ha salido del negocio a pesar de facturar cerca de 50 millones de euros.

Mercadona realizó el pasado año compras a proveedores de Catalunya por valor de 3.779 millones de euros, un 4% más que en el ejercicio anterior, y creó 230 nuevos puestos de trabajo. Según informó la compañía, mantiene una relación comercial con 126 proveedores y una extensa red de más de 1.800 pymes, sobre todo proveedores de sus proveedores, así como empresas de servicios.

Para la compañía, la cifra de compras a proveedores catalanes refleja “la apuesta sostenida” por el tejido productivo catalán. En el sector agroalimentario, detalla que ha comprado 56,6 millones de kilos de fruta a empresas de Lleida y Girona como Catafruit, Nufri, Golden Export, Frifruit, Girona Fruits y Fructícola Empordà.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: