La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, suele acaparar la atención por la lujosa ropa que luce en los actos públicos firmada por diseñadores como el español Delpozo o el italiano Valentino, pero una biografía no autorizada revela pistas sobre la significativa elección que hace de su vestuario.

«Tengo la teoría de que cuando los Trump no están contentos entre sí, Melania usa ropa de hombre, porque a Trump le gusta ver mujeres con vestidos ajustados, cortos, súper sexys y femeninos», dice la periodista de la CNN Kate Bennett en su libro «Free, Melania: The Unauthorized Biography».

«Después de haberla cubierto tanto tiempo como yo, cada cosa que hace tiene sentido, incluso la ropa que usa», explica Bennett.

La primera vez fue cuando lució una camisa y pantalón rosa en un debate en octubre de 2016, después de que se publicara una grabación de Trump diciendo que cuando eres famoso «puedes coger a las mujeres por el coño».

Y el «look» en rosa de su esposa parecía enviar un mensaje de crítica por el machismo de su marido, además de dar rienda suelta a otras teorías no verificadas pero que, según la periodista de la CNN, cualquier significado aparente no es un accidente.

«Después de haberla cubierto tanto tiempo como yo, cada cosa que hace tiene sentido, incluso la ropa que usa», explica Bennett.

Melania Trump, un vestuario estudiado

Otra de las ocasiones fue cuando, después de que un diario americano contara que un abogado de Trump pagó a una actriz porno para que no hablara de un supuesto romance que tuvo el presidente en 2006, Melania acudió al discurso del Estado de la Unión, una de las citas más importantes para un presidente, con un traje blanco de chaqueta.

Un atuendo que acaparó todas las miradas porque, por un lado, es el color insignia que utilizó Hillary Clinton cuando aceptó la nominación para convertirse en rival de Trump. Y por otro, el blanco es el de la oposición al negro que vistieron las congresistas demócratas a favor del movimiento MeToo y Time’s Up.

La relación entre Melania Trump e Ivanka Trump, hija del presidente, ya no era muy amigable desde antes de que la familia aterrizara en la Casa Blanca, exponen en el libro «Free, Melania: The Unauthorized Biography» fuentes del entorno de la primera dama.

La cordialidad abunda en su relación, aunque la importancia que está tomando Ivanka como «primera hija» no oficial, hace sentirse a la primera dama relegada a un segundo plano, algo que reflejó de nuevo con su ropa.

Melania llevó una gabardina de Zara con el polémico mensaje «I really don’t care, do u?» (realmente no me importa, ¿(y) a ti?) durante una visita a la frontera con México en junio de 2018 a centros de detención de menores inmigrantes.

En opinión de Bennett, se trataba de un mensaje dirigido a Ivanka: «Creo, y todavía lo hago, que la gabardina fue un dardo (dirigido) a Ivanka y sus intentos casi constantes de vincularse a puntos positivos de la Administración», escribe la periodista.

La primera dama no ha hecho ninguna declaración al respecto del libro de Bennett, pero ya ha vuelto a ser noticia con la elección de su vestuario: un impresionante y llamativo abrigo amarillo canario de Valentino en una cita con el príncipe Carlos y Camilla Parker en Clarence House, Reino Unido. EFE




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: