Meghan Markle va por libre y no se deja doblegar ante el férreo protocolo real que hasta ahora había hecho pasar por el aro a su cuñada Kate Middleton y a otras consortes y royals británicas durante generaciones. En cuanto al alumbramiento de su primer hijo con el príncipe Harry previsto para finales de abril, ya se habían filtrado los planes de la ex actriz estadounidense para no recibir al pequeño en Ala Lindo del Hospital St. Mary de Londres como es costumbre entre los Windsor con parentesco cercano a Isabel II.

Según ha publicado el medio estadounidense US Weekly, Markle tiene previsto estar acompañada de una persona ajena al Palacio de Kensington y al estricto equipo médico encargado de traer al mundo al primer hijo de los duques de Sussex, cosa que también rompería el protocolo habitual de la Familia Real Británica.






Meghan, a su criterio

La ex actriz estaría haciendo uso de una ‘doula’

La ex actriz estaría haciendo uso de una doula, una persona especializada en embarazos que se encarga aconsejar e informar sobre aspectos que puedan desestabilizar la tranquilidad de la gestante. Las doula también acompañan durante el momento del parto a sus clientas y Meghan no sería una excepción según publica el citado medio. Dicha doula también estaría ayudando al príncipe Harry sobre cómo debe tratar a su mujer en esta pasajera etapa de sus vidas.

La asistente al embarazo elegida por la pareja ha sido Lauren Mishcon, feliz madre de tres hijos y nieta del propietario del bufete de abogados que llevó el divorcio del príncipe Carlos y Lady Di en 1996, todo queda en familia.

Por su parte, Mishcon ha explicado en declaraciones a The Sun que “obviamente, no tengo la libertad para poder hablar de quién podría ser mi hipotético cliente” pero al ser preguntada por su disponibilidad para finales de abril, cuando está previsto que nazca el bebé de los duques, respondió que para esas fechas no se la podía contratar.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: