Un gol en el tiempo añadido de Oliver McBurnie evitó la derrota del Sheffield ante el Manchester United (3-3), que protagonizó una reacción encomiable y remontó dos goles de desventaja para afrontar el tramo final con el triunfo en la mano.

El Manchester, que buscaba su segundo triunfo seguido y reafirmar la mejoría que evidenció ante el Brighton, tuvo el partido perdido durante casi una hora. Pero los tres goles que marcó en nueve minutos de la segunda parte le situaron por delante después. Y llegó al tiempo de prolongación con el marcador encarrilado. Pero en la última acción del partido el Sheffield frustró las expectativas del equipo de Ole Gunnar Solskjaer.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: