La tercera temporada de Stranger Things se ha estrenado con éxito y ha colocado frente a los focos a la incorporación más reciente de la pandilla: Maya Thurman Hawke. La joven, que este lunes ha cumplido 21 años, es hija de los actores Uma Thurman y Ethan Hawke e interpreta a Robin, la compañera de Steve (Joe Keery) en la heladería Scoops Ahoy. Maya, que ya ha participado en otras producciones, sigue la estela de sus padres y parece que 2019 está encaminado a ser su año. Además de la producción de Netflix estrenará Once Upon a Time in Hollywood, la novena película de Quentin Tarantino. 

«Soy una persona muy alegre y exuberante, especialmente en el set; Traigo mucha energía, tal vez por los nervios», confesó a Women’s Wear Daily el pasado junio. Una característica que cree que utilizaron los creadores de la serie para amoldarla a su personaje. «Entré pensando que mi personaje era sarcástica, aburrida con su vida, con los pies en la tierra, una aspirante a Madonna, una chica genial de la escuela pero de la que nadie se da cuenta’. Y a lo largo de la temporada se volvió más y más como yo».

A raíz de esta interpretación, su padre ha publicado un vídeo promocional de la serie en la que se observa a la joven y lo ha acompañado de un emotivo texto: «Algunos de ustedes pueden habérsela perdido en la producción de Mujercitas de la BBC del pasado año. Algunos pueden haberse perdido su trabajo en Juilliard. Sé que muchos se perdieron muchas producciones de la escuela secundaria, yo me perdí algunas y soy su padre», escribió. «Algunos de ustedes pueden conocer su música, otros puede que no. Pero señoras y señores, conozcan a Maya Hawke. Ella es lo real», agregó el actor sobre su hija mayor en su cuenta de Instagram

La joven nunca ha ocultado sus problemas con la dislexia, que la hizo pasar por varios colegios de niña hasta llegar al creativo centro Saint Ann’s School, en Brooklyn, que entre sus exalumnos cuenta con actrices como Lena Duhham o Jennifer Conelly. «Es el centro que educa a los miembros de la élite bohemia estadounidense», publicó el medio Page Six. Es precisamente ahí donde descubre Mujercitas, el primer libro que leyó sola, según ha manifestado la actriz, y donde conoció al primer personaje que interpretaría más tarde, a la rebelde Jo March. 

Así, hace dos años, participó en la miniserie de la popular novela de Louise May Alcott, que Vanessa Caswill dirigió para BBC One. Tanta fue su atracción por este proyecto que abandonó sus estudios en la prestigiosa escuela de arte neoyorquina Juilliard. Esta serie fue como una universidad para ella. Allí aprendió de la veterana Angela Lansbury, actriz conocida por la serie Se ha escrito un crimen y ganadora de un Oscar honorífico, seis Globos de Oro y cinco premios Tony, y que en la serie interpretó a la tía March. 

Ver esta publicación en Instagram

#tbt

Una publicación compartida de Maya Ray (@maya_hawke) el

La joven llegó a confesar que se resistió a actuar «porque era un negocio familiar», pero pronto cambió de opinión. «Me di cuenta de que me hacía sentir muy feliz y que era lo que mejor hacía», ha dicho en una entrevista. «Ella siempre fue una artista, escribía poemas y cantaba canciones», manifestó su padre a People en enero de 2018, donde añadió que Maya «no descubrió la actuación hasta el primer año de secundaria». Sin embargo, con apenas cuatro años, la joven viajó a Japón y acompañó a su madre durante el rodaje de Kill Bill. De esta forma, la película en la que participa y que protagonizan Leonardo DiCaprio y Brad Pitt no será el primer encuentro de Maya Thurman con Tarantino, de quien su madre fue musa indiscutible. 

Pero Maya Hawke no solo ha salido en la pequeña y gran pantalla. También se ha convertido en imagen de diversas marcas durante los últimos años. La más reciente con la firma de moda estadounidense Zac Posen para su campaña de primavera-verano, en la que fue fotografiada por Gia Coppola, sobrina y nieta de los directores Sofia Coppola y Francis Ford Coppola respectivamente, y amiga de Posen, con quien Maya también ha demostrado tener gran sintonía. Además, en abril de 2018 fue una de las imágenes de la campaña de ropa interior de Calvin Klein que dirigió la misma Sofia Coppola, y en la que la cineasta retrató a mujeres de todas las edades para hablar de diversidad. Igual que el cine Maya Hawke está acostumbrada al mundo de la moda porque desde su adolescencia ha sido frecuenta verla junto a su madre en los front rows parisinos.

Uma Thurman y Ethan Hawke se conocieron en 1997 durante el rodaje de Gattaca, la oscarizada película sobre ingeniería genética en la que también participó Jude Law. Entonces, ella era ya famosa por su papel en Pulp Fiction, su primera película con Tarantino. Hawke, por su parte, se había dado a conocer en El club de los poetas muertos y se había convertido en icono de la Generación X con películas como Antes del amanecer. El 1 de mayo de 1998 se casaron y poco después nació Maya, su primera hija. Cuatro años después, la pareja tuvo a su segundo hijo, Levon Roan, pero se separaron un año después y el divorcio llegó en 2005. Maya tiene otros tres hermanos. Luna, fruto de la relación de su madre con el empresario Arpad Busson; y Clementine e Indiana, a quien el actor tuvo junto a Ryan Shawhughes, quien había sido niñera de Maya.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: