Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah, se han quedado huérfanas de padre. Son las tres hijas de Ari Behn, el exmarido de la princesa Marta Luisa de Noruega, que se suicidó el día de Navidad, y la foto más reciente de las tres adolescentes, de 16, 14 y 11 años, respectivamente, es de ese mismo día. Los fotógrafos las inmortalizaron cuando salían por la mañana de la iglesia en Oslo donde habían celebrado la tradicional misa de Navidad junto a sus abuelos, los reyes Harald y Sonia. Allí estaba también su madre, Marta Luisa de Noruega, con su nueva pareja, el chamán californiano Derek Verrett. 

Poco después, alrededor de las cuatro de la tarde, la policía descubría el cadáver de Ari Behn, padre de las niñas, y sus vidas cambiaron para siempre. Ninguna de las tres ostentan títulos reales por expreso deseo de sus padres, pero sí se mantienen en la línea de sucesión al trono. Hasta ahora su presencia era habitual en las reuniones familiares y eran esos momentos en los que fundamentalmente se dejaban ver de cara al público. Maud, la mayor, y Emma, la más pequeña, son muy poco conocidas más allá de estos momentos junto a su real familia, pero la mediana, Leah, se ha convertido en una aprendiz de influencer en las redes sociales en las que publica fotografías de sus regios parientes y vídeos con trucos de maquillaje con ella como modelo. En Instagram tiene más de 5.300 seguidores. Cuentas que desde que se conoció la muerte de Behn, permanecen mudas.

Quien sí ha acudido a las redes sociales ha sido su abuela paterna, Marianne Behn, quien este viernes ha dejado en su cuenta de Facebook el siguiente mensaje: “Queridísimo Mikis [diminutivo de Mikael, el segundo nombre de su hijo] no fue la oscuridad la que pudo contigo. La luz ha ido a tu encuentro. Queridísimo Mikis, la oscuridad nunca se te llevó…es la luz que se ha unido a ti”. 

De sus tres nietas, solo la primera nació en un hospital, en Oslo. Las otras dos lo hicieron en la casa que compartían sus padres. La mediana, Leah, comparte su afición por la moda y la cosmética con otra princesa, Alexia, la hija de los reyes Guillermo y Máxima de Holanda, y emula con sus vídeos a otras influencers con la diferencia de que en su caso no cobra por las marcas que muestra. En las fotografías que sube a sus redes sociales presenta el resultado de los maquillajes artísticos que realiza sobre su rostro y también incluye vídeos que enseñan paso a paso cómo conseguirlos. En algunos de ellos la acompaña su hermana menor Emma. Otro matiz que la diferencia de Alexia de Holanda, que muestra su afición a la moda en Instagram sin que aparezca su rostro, algo que no preocupa a la hija mediana de Marta Luisa de Noruega que actúa como una joven modelo ante la cámara. Las tres hermanas no tienen ninguna obligación relacionada con la casa real y llevan una vida propia de tres adolescentes normales de su país.

Para su madre, la princesa Marta Luisa, la muerte de su exmarido ha llegado en un momento crucial. Divorciada desde 2017 de Ari Behn, su nueva relación sentimental con Derek Verrett desató la polémica cuando se conoció a mediados de este año. Reticencias que se convirtieron en críticas cuando Marta Luisa decidió acompañar a su novio en un ciclo de conferencias por el mundo que bautizaron con el nombre de La princesa y el chamán. Su real familia la hizo rectificar y después de pedir disculpas por el error, dejó de utilizar su título con este fin comercial y continuó con su relación personal con el chamán.

La misa de Navidad de este año era precisamente el día elegido para su presentación oficial. Su aparición como pareja junto a los reyes Harald y Sonia fue una forma de aparente bendición paterna a su relación. La princesa Marta Luisa ya había tenido que vencer las reticencias familiares cuando decidió casarse con el plebeyo Ari Behn. en 2002, momento en el que pasó de ser Su Alteza Real la princesa Marta Luisa a Su Alteza la princesa Marta Luisa, perdiendo el calificativo real por el camino. Aunque mantuvo el título de princesa. Un apelativo que también ha dejado de usar en sus redes sociales desde que está emparejada con Derek Verrett para evitar las críticas que suscitaba entre los noruegos. Hecho que no evita que su presencia sea frecuenta en la cuenta de Instagram de su novio  (149.000 seguidores) donde promocionan las charlas y retiros que dirige el chamán estadounidense. Otro cambio que se notado en su actitud, ya que en su propia cuenta en esta red social, donde tiene 143.000 seguidores, la princesa Marta Luisa ha dejado de realizar publicaciones desde el mes de octubre.

La princesa Marta Luisa con sus hijas Maud Angelica, Leah Isodora y Emma Tallulah Behn, en Oslo, el pasado mes de julio. GTRESONLINE




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: