La periodista y asistente en la cámara baja del Parlamento afgano Mina Mangal ha sido asesinada hoy a tiros en Kabul, según han informado fuentes oficiales. Mangal, que trabajó durante años como presentadora y productora en varios canales de televisiones locales antes de pasar a trabajar en el Congreso, ha sido asesinada “por un grupo de atacantes” que no han sido identificados hacia las 7.20 de la mañana, hora local, según ha señalado en un comunicado el portavoz del Ministerio del Interior, Nasrat Rahimi. El suceso se produjo en el céntrico mercado de Karte Naw. Los homicidas habrían llegado en moto, dispararon y huyeron rápidamente del lugar, según los testigos.





La fallecida había denunciado varios casos de matrimonios forzados en su país, una costumbre ancestral que afloró durante el dominio talibán y no se ha erradicado. Uno de ellos, en el que una mujer narraba en primera persona su caso y las dificultades para conseguir el divorcio, trascendió las frontera de su país. También había centrado su trabajo en la defensa de los derechos de las mujeres y la escolarización de las niñas.

Mina Mangal
(Facebook)

“Por el momento no se han producido detenciones aunque la investigación ya ha comenzado”, asegura la nota. Por su parte, el portavoz de la Policía de Kabul, Ferdaws Faramarz, indicó a Efe que las autoridades no han descartado ninguna opción, aunque aclaró que el padre de la víctima ha señalado a una persona que podría estar detrás del asesinato, sin aportar más detalles.

La delegación de la Unión Europea en Afganistán ha expresado a través de su cuenta de Twitter la “conmoción, tristeza y consternación ante la muerte de Mangal. La Unión Europea insta a una investigación rápida y al procesamiento de los autores”. A lo largo de 2018 fallecieron 20 periodistas y trabajadores de medios de comunicación y otros 20 resultaron heridos en incidentes relacionados con el ejercicio de su profesión, el año más mortal para los profesionales de la comunicación en el país según datos de la organización en apoyo a la libertad de prensa en Afganistán NAI.





Diez periodistas fueron asesinados en un solo día, el 30 de abril, nueve de ellos en un ataque suicida en Kabul, mientras que el décimo fue asesinado por desconocidos en la provincia de Khost (sureste), el mismo día. Afganistán es uno de los países del mundo donde es más peligroso ejercer como periodista. Este país, de hecho, ocupa el puesto 121 de 180 países en el índice de libertad de prensa de 2019 de la organización Reporteros Sin Fronteras, y en lo que va de año han sido asesinados tres periodistas y un bloguero.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: