Massiel pasó el pasado sábado por el programa Sálvame Deluxe para contar algunas anécdotas desconocidas de su intensa vida y se convirtió en una de las protagonistas de la noche al explicar capítulos personales que hicieron la delicia del público con las preguntas de Jorge Javier Vázquez y las explicaciones de la que fue ganadora del festival de Eurovisión en 1968.


Massiel

Fue drogada con popper

La intérprete reconoció en el programa que su vida tras el éxito del certamen no fue “nada fácil” y confesó uno de sus episodios más duros: “Me metieron popper contra mi voluntad en el Studio 54 de Nueva York. Me quedé en la barra pensando ‘¿Pero qué me han metido?”, explicó ante un Jorge Javier que no daba crédito a lo que escuchaba. El popper es una tipo de droga que provoca relajación muscular, aunque la cantante no quiso entrar en detalles sobre lo que sucedió después.






En ‘Sálvame Deluxe’

Me quedé en la barra pensando ‘¿Pero qué me han metido?”



Massiel narró otros episodios de su vida más íntima que hasta se desconocían: “Yo soy hija de una madre muy dominante y de un padre maravilloso pero muy déspota. Empezó a quererme más cuando empezó a viajar conmigo”, explicó, al tiempo que reconocía que “sobrevivir siendo pequeña en esa casa fue muy duro”.

La cantante explicó una traición que le hizo su madre y de la que se enteró volviendo en Avión de Londres tras ganar Eurovisión: “Me veo anunciando una urbanización en un periódico. Mi madre convenció a un fan para que falsificara mi firma. Hicieron una campaña de publicidad que no había permitido yo. Esa fue una de las cosas que me bajaron el ánimo antes de pisar el suelo español. No es fácil”, contó la intérprete.


Sobre su familia

Yo soy hija de una madre muy dominante y de un padre maravilloso pero muy déspota”


Sobre si se arrepentía de algo, Massiel también fue contundente: “Tenía que haber sido mucho más cínica, no haber puesto la cara. Porque me han roto la cara muchas veces, de verdad e hipotéticamente hablando” ya que, según explicó en un momento de su vida alguien le rompió la cara literalmente. Ahí no quiso dar ningún nombre.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: