Más Madrid se ofrece a aprobar los presupuestos del Ayuntamiento, gobernado por PP y Cs, si el alcalde Almeida se compromete a ampliar Madrid Central o a no privatizar servicios públicos. Esos son dos de los seis ejes de la oferta del partido de Errejón que busca “un acuerdo de mínimos” para evitar que “la extrema derecha condicione las cuentas municipales”, ha dicho Rita Maestre. Aunque el PSOE se mostró proclive al acuerdo, tanto PP como Cs rechazaron la idea.

Los representantes de Más Madrid han tendido la mano a PP y Cs para aprobar los presupuestos del Ayuntamiento de la capital. “Intentamos evitar que la extrema derecha condicione las cuentas municipales y la acción de Gobierno”, dijo ayer Rita Maestre, portavoz de Más Madrid. Los votos de las dos derechas no suman suficiente para sacar adelante las cuentas municipales —el PP tiene 15 concejales mientras que Cs, 11— por lo que necesitan apoyos externos. “Desde el inicio del mandato están cediendo a las exigencias de Vox a cambio de su apoyo”, explicó Maestre acompañada de Marta Higueras, también portavoz del grupo, y Jorge García Castaño, exdelegado de Hacienda y Economía. “Nuestra propuesta va encaminada a ofrecer una alternativa para que [PP y Cs] no se vean obligados a aceptar apoyo de la opción antidemocrática y ultra que supone Vox”, añadió Higueras.

El principal partido en el Ayuntamiento (Más Madrid cuenta con 19 ediles) desbloquearía la aprobación de los presupuestos a cambio de un acuerdo de mínimos, que recoge seis líneas de acción clave. Entre ellas, se incluyen la movilidad sostenible —piden ampliar Madrid Central a los barrios contiguos a la zona de bajas emisiones—; la lucha contra la violencia machista, aumentando en un 45% los servicios de atención y acogida a víctimas; el blindaje de los servicios públicos y el compromiso de no privatizarlos; o la gestión de los residuos (piden no aumentar los vertidos en Valdemingómez).

“Es una propuesta de mínimos para evitar que los presupuestos de Madrid dependan de la extrema derecha”, incidió el concejal García Castaño.

“Esta propuesta me merece la misma consideración que las disculpas de Javier Bardem”, respondió el alcalde José Luis Martínez Almeida a la propuesta de Más Madrid. Almeida describió la idea como “una cortina de humo”. También afeó que desde el principal partido de oposición no “se hubiera puesto en contacto con el gobierno municipal” para discutir las medidas.

Una idea secundada por la vicealcaldesa Begoña Villacís: “Si quieren de verdad llegar a un acuerdo y que valoremos sus enmiendas estamos abiertos, que nos hagan llegar las propuestas y que no utilicen los medios para hacer el trabajo que deberíamos estar haciendo sentados a la mesa”. Aunque Villacís definió la propuesta de Más Madrid como una “enmienda a la totalidad” y la rechazó, se comprometió a estudiar las ideas propuestas.

Los socialistas consideraron el acuerdo de mínimos de Más Madrid como “interesante” porque “trata de aislar la mala influencia de la extrema derecha”, declaró Pepu Hernández. El portavoz socialista mostró su disposición a apoyar las cuentas si PP y Cs asumiesen las líneas de acción planteadas por Más Madrid. El concejal también relacionó la “deriva” del Ejecutivo municipal con la “presión constante de Vox”: “Tienen un problema. Veremos en qué condiciones se dejan arrastrar», agregó Hernández.

“PP y Cs tienen la oportunidad de demostrar si están del lado de los demócratas o de los antidemócratas. Del futuro o del pasado. De la libertad o del miedo”, resumieron los representantes de Más Madrid en referencia a la asociación de las dos derechas con Vox. El portavoz del partido de extrema derecha, Javier Ortega Smith, definió la propuesta de Más Madrid como una “estrategia” y agregó que PP y Cs son libres de rechazar esa oferta. De hecho, ayer el alcalde Almeida también habló sobre las reuniones mantenidas con Vox para aprobar las cuentas antes de que acabe el año (desde Cibeles esperan tenerlas listas el 20 de diciembre): “Soy optimista en la negociación”, dijo el alcalde, “todos haremos un ejercicio de responsabilidad, y estoy seguro de que llegarán a esa aprobación”.

Los presupuestos participativos se quedan sin fondos

Madrid se queda sin presupuestos participativos. Por lo menos para el año que viene, según confirmó ayer la delegada de Participación, Silvia Saavedra (Cs), que depende directamente de la vicealcaldesa Begoña Villacís. Desde Cs aseguraron que retomarían la idea, pero con modificaciones: “Los proyectos de presupuestos participativos son algo muy positivo”, ha dicho Saavedra que justificó la paralización de los mismos en que solo se ha ejecutado un 10% de lo acordado.

Por su parte, desde Más Madrid, impulsores de los presupuestos participativos —que contaron con 100 millones de euros cada ejercicio mientras gobernaron— consideran este “decretazo” como otro guiño a la extrema derecha. “Cs vive en una tensión irresoluble entre las exigencias de la extrema derecha en la que se apoyan y una realidad de participación ciudadana”, ha resumido el concejal Nacho Murgui.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: