Un referéndum con dos propuestas en positivo y de consenso, una impulsada por el Parlament de Catalunya y otra por el Congreso de los Diputados, para dar la decisión a los ciudadanos y que la respuesta se implemente. Ésta es la idea que ha trazado el expresidente de la Generalitat Artur Mas en una entrevista en TV3 horas antes de que dé comienzo el juicio del 1-O en el Tribunal Supremo, estación que se presume clave en el procés.

“¿Se puede resolver el conflicto catalán a través de una manera que no sea un referéndum? Yo creo que no. No podemos quitar la decisión última de la gente. Admitiendo esto, ya hemos planteado referéndums de independencia sí o no y no nos han llevado a la solución”, ha desgranado Mas para justificar su propuesta. Y es que para el expresident, lo fundamental para que no se enquiste el “pulso” entre partidarios y contrarios a la independencia es “hallar interlocutores con ganar de encontrar la solución”.





En este sentido, Artur Mas ha insistido en que el soberanismo no puede contar con Vox, Cs ni PP como interlocutores. “Esto sólo se puede hacer con un parlamento español con mayoría de PSOE y Podemos”, ha recalcado, para cuestionar al independentismo si le conviene dejar caer al Ejecutivo de Pedro Sánchez, en pleno debate de los presupuestos generales del Estado.


Tribunal Supremo

Mas tacha el juicio del 1-O de “vergüenza para el Estado”, aunque subraya que es una “oportunidad” para que el independentismo denuncie su situación

El expresidente de la Generalitat también ha puesto en valor la posibilidad de encontrar una figura de relator entre Gobierno y Govern. De hecho, ha ido más allá y ha enfatizado que “la mediación es imprescindible”. “Debes mantener un hilo de diálogo siempre, aunque sea ante tu peor enemigo”, ha explicado, recordando que en su etapa al frente del Executiu catalán mantuvo puentes de diálogo discreto con el Gobierno Rajoy y con la oposición del PSOE. La “discreción” es, a su juicio, la característica imprescindible para que logre resultados.

Mas, testimonio en el juicio del procés que arranca este martes, ha calificado el proceso judicial de “vergüenza para el Estado”, aunque ha destacado que, al mismo tiempo, también “es una oportunidad para que el independentismo denuncie la vulneración de derechos fundamentales”.

Inhabilitado hasta febrero de 2020 por el 9N, el expresident ha dejado en el aire la posibilidad de volver a la primera línea política, aunque “la respuesta, si tuviera que decidir ahora, sería que no”. “Pero no lo tengo que decidir ahora, yo siempre he procurado ayudar en todo lo que se me ha pedido y no tiene por que ser siempre desde primera línea”, ha zanjado.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: