Mar Torres ha experimentado en los últimos meses un cambio no solo físico también de forma de actuar. La joven novia de Felipe (Froilán) Marichalar ha decidido dejar clara cual es el momento que vive junto al sobrino del rey Felipe. «Sin duda, lo mejor de mi 2019, te quiero», ha escrito en sus redes sociales junto a una foto de ambos. De esta manera, la joven cierra así cualquier tipo de rumor de crisis en su relación, ya que se llegó a especular con una supuesta ruptura. Esta declaración llega tras una entrevista que Torres concedió a la revista Vanity Fair en la que hablaba de Pipe, como se le conoce en la familia real. «Él es mi bastón y yo el suyo», aseguró entonces.

Su salto a la vida pública, dejando atrás su anterior imagen discreta ha sido meteórica. Tras someterse a una bichectomía (técnica para perfilar el rostro a través de marcar el pómulo), Mar Torres se defendió de los duros ataques que estaba recibiendo. «Una cosa que quiero decir. De verdad, en vez de estar diciendo tanto comentario negativo y estar fijándoos tanto en mí, por qué no os fijáis más en vosotros que creo que os hace más falta, que seguro que tenéis muchos problemas en vuestra vida, en vez de fijaros tanto en mí. Hacéroslo mirar, de verdad, porque realmente tenéis un problema muy grande», sentenciaba.

Mar tiene es nieta de Tomás Fuertes, uno de los hombres más ricos de España posicionado en el número 42 de la lista Forbes, ya que entre la cantidad de empresas que posee está ElPozo Alimentación. Ahora es Rafael, hijo del empresario y, por tanto, el tío de la joven, quien está al frente del negocio. Su familia tiene mucha presencia en empresas agroalimentarias como Agrifusa (agricultura), Cefusa (ganadería), ElPozo (industria cárnica), Fripozo (ultracongelados), Aquadeus (embotelladora de agua), Bodegas Luzón (vinícola) y Palancares Alimentación (quesos y lácteos), entre otras. Pero también están presentes en otros sectores como inmobiliarias (Profusa), petroquímicas (Aemedsa), hoteleras (Vis Hoteles), azulejeras (Todagrés), parques temáticos (Terra Natura) y firmas de capital riesgo (Infu Capital).

Los dos se conocieron hace cinco años en el Colegio Episcopal Sagrada Familia de Sigüenza, un internado católico en la provincia de Guadalajara. “Me han dicho que uno de los alumnos es el nieto del rey Juan Carlos”, le comentó su madre tras matricularla en esta institución para que recuperase las asignaturas pendientes de tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Sin embargo, la joven no sabía quién era Felipe de Marichalar. “Llegué a clase y me sentaron a su lado, en la última fila. Un chico le preguntó: ‘¿Y por qué te llaman Froilán?’. Yo me partía de risa. Felipe me tiró un papelito y me dijo: ‘¿Tú de qué te ríes?’. Y no paramos de lanzarnos cosas. Conectamos, hablamos todo el rato… ¡Armamos mucha bulla! El primer día ya nos separaron. Me cambiaron de clase”, ha relatado.

En 2016, el hijo de la infanta Elena y su exesposo Jaime de Marichalar se fue a estudiar a Estados Unidos, concretamente al internado masculino Blue Ridge School, en el estado de Virginia. Distanciados, no perdieron el contacto: “Él lo pasó mal, pero hacíamos videollamadas por FaceTime”. Al año siguiente rompieron por lo que ella denomina un “rifirrafe”, pero en 2018 retomaron su relación.

Torres y el sobrino del Rey estudian, al igual que Victoria Federica de Marichalar, en el centro americano CIS The College for International Studies. Ella cursa el grado de Marketing, pero está más interesada en el mundo de la moda: «No sé bien todavía dónde enfocarme, pero estoy pensando seriamente en cursar los dos últimos años de la carrera en Londres o Milán (…) Me gusta llamar la atención. Me dicen que mi look es parecido al de Rihanna”. Mientras se replantea su futuro, la joven se ha abierto camino como influencer y cuenta con un representante para promocionar marcas.

En estos últimos meses, mientras Torres adquiere un perfil mediático destacado, por contra Felipe Marichalar ha reducido su presencia pública. No sucede lo mismo con su hermanaVictoria, que parece haber recogido el testigo.

 

 




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: