«Si no comunico más es que estoy trabajando. El ego lo tengo amortizado hace muchos años». Con esta explicación, Manuel Castells, el nuevo ministro de Universidades, ha querido zanjar su silencio durante este primer mes de legislatura. Este viernes, ha presentado en el Congreso las líneas maestras de su mandato, como han ido haciendo esta semana los demás miembros del Ejecutivo de Pedro Sánchez. La medida más sorprendente es su pretensión de repoblar las zonas rurales con universitarios.

Castells pretende «estimular la acción de instituciones universitarias en la llamada España vaciada” y eso supone que los universitarios estudien allí la carrera y hagan prácticas en esos territorios. Se quiere así «frenar la despoblación y rejuvenecer la composición sociodemográfica» en esos lugares, de forma que sus jóvenes no se vayan a las grandes ciudades a la universidad y que también se trasladen allí alumnos de otras partes de España.

Fuentes del ministerio explican que están iniciando una ronda de negociaciones con las comunidades autónomas, las universidades y los sindicatos para abrir o reactivar sucursales con vida cultural y facilitar la enseñanza online con la colaboración de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

«La UNED tiene mucha capacidad. De los centros establecidos me han dicho que hay uno muy bueno en Teruel. Voy a hacer una estrategia de reactivación de la España vaciada y lo vamos a presentar allí», ha anunciado Castells. «Pero no porque votó sí [en referencia al diputado de Teruel Existe en la investidura de Pedro Sánchez], sino porque es un símbolo en el que mucha gente se reconoció. Pero podía ser León o Soria».

Castells quiere también utilizar para este fin los centros de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, el único campus que depende del ministerio. La UIMP tiene sucursales en A Coruña, Cuenca o Pirineos, entre otros y Universidades puede disponer de ellos.

El ministro, que ha trabajado para la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), quiere hacer una apuesta fuerte por la “enseñanza virtual de calidad”. Castells cree que hay una “mala imagen de estos estudios porque se han creado universidades que son puras estafas”. Apuesta por una enseñanza en la UNED “con control, que es buena técnica y pedagógicamente”. Porque en su opinión “es la única forma de asegurar el reciclaje a lo largo de toda la vida”. El académico cree que España está “por delante de Estados Unidos”, donde trabajó 40 años, en el sistema online, pero que falta “un mayor control de centros con más ánimo de lucro que de enseñanza”.

Un programa de la Universidad de Zaragoza permite ya a los estudiantes formarse en municipios de la provincia de menos de 3.000 habitantes. Lo han llamado el programa Desafío, pero se le conoce como Erasmus rural y está subvencionado por la diputación provincial: 30.000 euros para que 24 estudiantes hagan prácticas en municipios de menos de 3.000 habitantes. Les pagan el alojamiento, dietas y una beca de 300 euros al mes.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: