Maduro suaviza el tono. El presidente venezolano ha evitado el choque con EE.UU. suspendiendo la exigencia de que los diplomáticos estadounidenses abandonaran el país, y ahora apuesta por la creación de oficinas de intereses como las existentes en Cuba. Durante los 30 días que durará la negociación, los funcionarios podrán permanecer en Venezuela.

La decisión llega tras una agitada semana de crisis institucional en la que el Gobierno de Trump y muchas otras naciones reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, una medida que Maduro llamó un “intento de golpe de Estado”.

Cuando EE.UU. reconoció a Guaidó, Maduro le dio a los diplomáticos estadounidenses tres días para abandonar el país, pero el Gobierno de Trump dijo que no obedecería, argumentando que Maduro ya no es el legítimo presidente de Venezuela. Eso preparó el escenario para un enfrentamiento en el complejo de la embajada de Estados Unidos en la colina el sábado por la noche, cuando la fecha límite debía expirar.






Venezuela activa un plazo de 30 días para negociar una oficina de intereses con EEUU

Pero cuando se puso el sol en la capital de Venezuela, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado diciendo que el gobierno de Maduro estaba suspendiendo la expulsión para proporcionar una ventana de 30 días para negociar con funcionarios estadounidenses sobre la creación de una “oficina de intereses de los Estados Unidos” en Venezuela y una oficina similar en Venezuela. en los Estados Unidos.

Horas antes, el Gobierno venezolano anunciaba que Estados Unidos llevó a cabo la retirada efectiva del personal de la misión diplomática en Caracas y que ambos países acordaron mantener negociaciones para establecer una oficina de intereses en cada capital. “En fecha de ayer, 25 de enero, se llevó a cabo el retiro efectivo del personal de la misión diplomática estadounidense en Caracas, dentro del plazo otorgado. De la misma manera, el personal de la misión diplomática venezolana en Washington ha emprendido el regreso a Caracas el día de hoy”, detalló la Cancillería en un comunicado.

La información fue ratificada minutos después por el presidente Nicolás Maduro al señalar que “hoy se fue el último grupo” de responsables diplomáticos estadounidenses en Caracas. “Es muy importante todo esto para seguir plantándonos en la defensa de nuestra dignidad, de nuestro derecho a la paz”, añadió el mandatario en un discurso ante seguidores en el palacio presidencial de Miraflores.









Maduro había ordenado el pasado miércoles la salida de todo el personal diplomático de EE.UU y les dio un plazo de 72 horas que se cumplió hoy, si bien el plazo lo extendió luego hasta este domingo. Todo ello después de que el mandatario de EE.UU., Donald Trump, reconociera como gobernante legítimo al diputado Juan Guaidó, quien se ha autoproclamado presidente interino del país.

Por su parte, el secretario de Estado, Mike Pompeo, respondió que EE.UU. no retiraría a su personal al no reconocer la autoridad de Maduro, a quien tildó de “expresidente”. “Estados Unidos mantiene relaciones diplomáticas con Venezuela y las llevaremos a cabo a través del Gobierno interino de Guaidó, que ha invitado a nuestra misión a permanecer en Venezuela”, dijo Pompeo.

El pasado jueves, el Gobierno de Estados Unidos ordenó la evacuación de todo su personal no esencial en Venezuela. Por otra parte, la Cancillería detalló que las oficinas de intereses que negociarán para ambas capitales servirán para “atender trámites migratorios y otros temas de interés bilateral con estricto apego al derecho internacional para los casos de ruptura de relaciones entre países”.

Maduro dijo este sábado que esta modalidad funcionó “durante años” en la relación entre Cuba y Estados Unidos, y la defendió como “la verdadera diplomacia”. La Cancillería agregó que se ha establecido un plazo de treinta días para alcanzar dicho acuerdo. “Con miras a este objetivo, se ha autorizado la permanencia de personal remanente de cada misión, quienes durante el plazo acordado continuarán amparados por las prerrogativas diplomáticas, debiendo concentrar sus actividades exclusivamente en las sedes que correspondieron a las extintas embajadas, antes de la ruptura de relaciones”, subrayó el ministerio venezolano de Exteriores.





Sin embargo, detalla que si las partes no alcanzan un acuerdo en treinta días, ambas misiones cesarán actividades y ambos Estados procederán a designar el ente que cada cual escogerá para confiarle sus respectivos intereses, debiendo el personal remanente abandonar el territorio de cada país dentro de las siguientes setenta y dos horas posteriores al vencimiento del referido plazo.

Efe pudo confirmar hoy que los alrededores de la embajada estadounidense en Caracas permanecen en calma, sin presencia de autoridades policiales, aunque sí de seguridad interna.


El ultimátum a Venezuela

“¿Europa dándonos ocho días de qué?”

En cuanto al ultimátum a Maduro de convocar elecciones en 8 días, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, fue claro en su respuesta ante el Consejo de Seguridad de la ONU: “¿Europa dándonos ocho días de qué? (…) ¿De dónde sacan que tienen potestad alguna para darnos ultimátums?”.

Tras preguntarse por qué no convocaban elecciones en España o Reino Unido, Arreaza criticó con más virulencia a Estados Unidos en el Consejo de Seguridad, por estar “a la vanguardia” del “golpe de estado” en Venezuela, dijo. “Estados Unidos no está detrás del golpe de estado, está a la vanguardia (…), da y dicta las órdenes, no solo a la oposición venezolana sino a los estados satélites”, dijo Arreaza tras calificar la política estadounidense respecto a Venezuela de “grosera intervención” e “injerencia”.





También acusó al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, de haber dado “luz verde” al “golpe de estado” en un reciente vídeo en el que mostró su apoyo a Guaidó y a las manifestaciones convocadas por la oposición.

Por su parte, Pompeo “instó a todas las naciones a que apoyen las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano mientras tratan de liberarse del ilegítimo estado mafioso del expresidente Maduro”. “Esperamos que todas las naciones se unan a nosotros para reconocer al presidente interino Juan Guaido. También esperamos que esas naciones se aseguren de desconectar sus sistemas financieros del régimen de Maduro y permitan que los activos que pertenecen al pueblo venezolano vayan a los gobernadores legítimos de ese estado”, dijo Pompeo a la prensa.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: