Citar la Ciudad de la Justicia de Madrid y las siguientes palabras que resuenan entre los madrileños es corrupción y desfalco económico. Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad en el bipartito PP-Cs, quiere que el proyecto, que se puso en marcha en 2005 , se retome y que en Valdebebas estén todas las sedes judiciales dependientes de la Comunidad de Madrid en unas parcelas al norte de la capital de España. El Plan 21X21 de Justicia es el que permitirá,  una vez que que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid emita una sentencia sobre el proyecto, «unificar, modernizar y humanizar las infraestructuras de los 21 partidos judiciales de la región», según la presidenta. 

El proyecto de un lugar en el que se concentrasen todos los juzgados de Madrid, dispersos por diferentes puntos de la ciudad con instancias, en algunos casos que no han llegado al siglo XXI por su escaso desarrollo tecnológico, y otras de recién inauguración como el Núcleo de lo Penal, en San Blas, en el que están reagrupados 56 juzgados y otros órganos judiciales, se inició durante el primer mandato de Esperanza Aguirre en 2005. Hasta 2015 el proyecto estuvo dando tumbos hasta su definitiva paralización.

El presupuesto destinado a infraestructuras judiciales durante este ejercicio es de 23,6 millones de euros y con esta cantidad se pretende «mejorar los 21 partidos judiciales, las 70 sedes y los 539 órganos judiciales», tal y como explica Díaz Ayuso. La presidenta ha visitado las instalaciones, en régimen de alquiler, del Núcleo Penal de San Blas en el que existen, entre otras dependencias, 11 juzgados de Violencia sobre la Mujer y una oficina de atención a las víctimas. «Hemos creado un espacio más humanizado para las víctimas», puntualizó Díaz Ayuso. El edificio cuenta con un sistema de entradas y recorridos internos diferenciados para víctimas y acusados y la primera cámara Gessel de la Comunidad de Madrid, esta permite tomar declaración a los menores en un entorno tranquilo y aislado de su agresor.

El proyecto que se pretendía construir en Valdebebas creó un agujero patrimonial superior a los 105 millones de euros. Puesto en marcha entre 2005 y 2015, años en los que el Gobierno regional estuvo mayoritariamente en manos de Esperanza Aguirre y luego por Ignacio González, fue un fracaso y solo se llegó a culminar un edificio de los 12 previstos: el que iba a albergar el Instituto de Medicina Legal. 

Para hacerse una idea del despropósito de dinero que se dilapidó se publicitó un lugar que era un erial y en la partida de publicidad, según informe de la Cámara de Cuentas de Madrid, se gastaron  6,44 millones. De esa cantidad, casi un millón se pagó con sus correspondientes expedientes de adjudicación, mientras que otros 5,5 millones carecían de cualquier justificante o contrato. ¿Dónde están en esos millones? No hay respuesta.

A pesar de las recientes quejas del presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Celso Rodríguez  y de la Audiencia de Madrid Juan Pablo González de que en desarrollo tecnológico están en el siglo pasado, la presidenta lo negó y dijo que «la Justicia en Madrid está en el siglo XXI, nos falta llegar al ansiado papel cero y acabar con la dispersión de los juzgados. Siempre es mejorable pero estamos en ello», afirmó.

Rebajas fiscales

Uno de los lemas de campaña de Isabel Díaz Ayuso para llegar a presidenta de la Comunidad fue la bajada de impuestos. El consejero de Hacienda, Javier Fernández Lasquetty, presentó ayer la prórroga de los presupuestos para 2020 y la imposbilidad de hacer importantes rebajas fiscales. «El Gobierno de Sánchez nos mantiene secuestrados 1.237 millones de euros de las entregas a cuenta que corresponden a la Comunidad de Madrid y por ello es inviable que nosotros hagamos lo que deseamos», explicó la presidenta. Aunque se comprometió a una rebaja fiscal durante la legislatura. 

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: